El acusado de ordenar la ejecución de dos arousanos declara que "sólo se trataba de cobrar una deuda" de narcotráfico

Asegura que no estaba cuando en diciembre de 2005 los dos primos fueron asesinados a tiros

PONTEVEDRA, 5 (EUROPA PRESS)

El empresario vasco acusado de ordenar la ejecución de dos primos arousanos, José Manuel G.L., admitió hoy que participó en algunos hechos que se le imputan, pero aseguró que "sólo se trataba de cobrar una deuda" de narcotráfico.

Hoy comenzó el juicio en la Audiencia Provincial de Pontevedra por el asesinato de los primos arousanos Ricardo y José Ángel Feijóo. El empresario vasco reconoció algunos hechos que son la base de la acusación pública formulada por el fiscal-jefe de la Audiencia Provincial de Pontevedra, Juan Carlos Aladro.

El empresario, que según reconoció se dedicaba a la venta ilegal de joyas y ya estuvo en la cárcel por contrabando de diamantes, comenzó su relato explicando que el coruñés José Manuel L.C. le ofreció la posibilidad de ganar mucho dinero si hacía de intermediario en el cobro de una deuda por narcotráfico a Ricardo Feijóo y Juan Carlos Fernández Cores, conocido éste por el apodo del 'parido'.

Así, el acusado insistió en que "sólo se trataba de cobrar una deuda de cuatro millones de euros" y reiteró, entre sollozos, que aceptó porque "era una buena oportunidad de ganar dinero fácilmente", ya que José Manuel L.C. le ofreció una comisión de un millón de euros.

"UNA LOCURA"

En su declaración añadió que, sin embargo, lo que empezó siendo un " buen negocio" acabó convirtiéndose en "una locura", que le empezó a "asustar" en cuanto vio que había violencia y que las otras personas que estaban con él en el seguimiento de Ricardo Feijóo no sólo se lo llevaron a él, sino también a su primo José Ángel Feijóo, "con el que no había nada".

Por contra, el procesado aseguró que él no estaba cuando en diciembre de 2005 los dos primos fueron asesinados a tiros en un viejo molino de Cambados por un grupo en el que "la voz cantante la llevó Patrice", en referencia al francés Patrice Louis Marie Pierre M., también procesado en esta causa, quien declarará mañana.

Además del empresario vasco, declaró también el coruñés José Manuel L., quien negó las imputaciones y mantuvo la versión inicial de que su única participación en estos hechos se limitó a alquilar un turismo, pero sin saber que iba a ser utilizado para trasladar a los arousanos desde su casa hasta el molino donde recibieron tres tiros en la cabeza.