El fiscal ecuatoriano antinarcóticos rechaza sus vínculos con la DEA en el caso Chauvín

  • Quito, 10 feb (EFE).- El fiscal antinarcóticos de Ecuador, Jorge Solórzano, negó hoy la denuncia hecha por el abogado del ex subsecretario de Gobierno (Interior) Ignacio Chauvín, imputado en un caso de narcotráfico, según la cual tendría vínculos con la agencia antidrogas de Estados Unidos (DEA).

El fiscal ecuatoriano antinarcóticos rechaza sus vínculos con la DEA en el caso Chauvín

El fiscal ecuatoriano antinarcóticos rechaza sus vínculos con la DEA en el caso Chauvín

Quito, 10 feb (EFE).- El fiscal antinarcóticos de Ecuador, Jorge Solórzano, negó hoy la denuncia hecha por el abogado del ex subsecretario de Gobierno (Interior) Ignacio Chauvín, imputado en un caso de narcotráfico, según la cual tendría vínculos con la agencia antidrogas de Estados Unidos (DEA).

En declaraciones concedidas hoy a varios medios de comunicación ecuatorianos, Solórzano negó esas relaciones y afirmó: "nunca le paso información a nadie, más que a los jueces y al ministerio fiscal", cuyo titular es Washington Pesántez.

Ramiro Román, abogado de Chauvín, imputado en un caso de narcotráfico y de vínculos con las FARC, aseguró ayer que Solórzano, presuntamente, "tiene que rendir informe" a Antonhy Centrino, quien sería el "representante de la DEA en el Ecuador", aunque no detalló en qué consistiría el supuesto vínculo.

Solórzano, que en los próximos días recibirá la versión de Chauvín sobre este caso, aseguró que en ocasiones "los narcotraficantes se ven descubiertos y echan la culpa a la agencia antidrogas de Estados Unidos".

Preguntado por la posibilidad de que pueda llamar a rendir versión al ex ministro de Gobierno Gustavo Larrea, después titular de Seguridad Interna y Externa, e incluso al presidente, Rafael Correa, el fiscal dijo que no hay "mérito" por el momento para hacerlo.

Chauvín es acusado de tener amistad con una supuesta red de narcotráfico liderada por los hermanos Edison, Diego y Jefferson Ostaiza, quienes, según la acusación, negociaban droga de las rebeldes Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC).

El caso se inició en 2007, cuando la Policía ecuatoriana encontró más de cuatro toneladas de droga en la provincia costera de Esmeraldas, en el noroeste del país, fronteriza con Colombia y que, presuntamente, estaba vinculada a los Ostaiza.

Chauvín, ex dirigente también del movimiento oficialista de Correa, Alianza País, que se encuentra recluido en la cárcel de Guayaquil, reconoció haberse visto en siete ocasiones con "Raúl Reyes", dirigente de las FARC, muerto en su campamento en Ecuador en marzo pasado en un bombardeo colombiano.

El denominado "caso Chauvín" ha sido explotado por la oposición en Ecuador, que intentan vincular al Gobierno con una supuesta financiación ilegal del narcotráfico y vínculos con las FARC, a las puertas de las elecciones generales del próximo 26 de abril.