El presidente de México se queja de la insuficiencia de la ayuda de EEUU

  • Londres, 27 mar (EFE).- La ayuda financiera ofrecida hasta ahora por EEUU y los esfuerzos de este país para combatir las actividades ilegales relacionadas con el narcotráfico son claramente insuficientes, según el presidente mexicano, Felipe Calderón.

El presidente de México se queja de la insuficiencia de la ayuda de EEUU

El presidente de México se queja de la insuficiencia de la ayuda de EEUU

Londres, 27 mar (EFE).- La ayuda financiera ofrecida hasta ahora por EEUU y los esfuerzos de este país para combatir las actividades ilegales relacionadas con el narcotráfico son claramente insuficientes, según el presidente mexicano, Felipe Calderón.

En unas declaraciones que publica hoy el "Financial Times", Calderón pide al Gobierno de Barack Obama que aporte miles de millones de dólares en fondos adicionales para esa lucha.

"La ayuda (de EEUU) debería ser equivalente al dinero que los consumidores norteamericanos dan a esos criminales", afirma el político mexicano en referencia a la relación directa entre la demanda de drogas al norte de la frontera y la actividad criminal de los narcotraficantes de su país.

Cuando el corresponsal del periódico le pregunta de qué cantidad está hablando, Calderón responde: "Entre 10.000 y 35.000 millones", aunque añade: "La verdad es que nadie lo sabe".

Además de aportar fondos adicionales, EEUU tiene, según Calderón, que hacer mayores esfuerzos para reducir el consumo interno de drogas y combatir el contrabando de armas de Estados Unidos en dirección a México.

Funcionarios tanto mexicanos como estadounidenses calculan que un 90 por ciento de las armas utilizadas por los cárteles mexicanos de la droga proceden de EEUU.

Calderón, que se entrevistó el miércoles con la secretaria de Estado norteamericana, Hillary Clinton, se felicitó de que se haya producido "un cambio no sólo en el discurso, sino también en la actitud del Gobierno norteamericano" hacia la guerra de su país contra el narcotráfico.

Clinton reconoció esta semana la parte de culpa que tiene su país en la creciente violencia criminal en México. "Nuestra insaciable demanda de drogas ilegales alimenta el narcotráfico", dijo la responsable de relaciones exteriores del Gobierno de Obama.