Ex superintendente de Hidrocarburos boliviano es detenido por el caso de YPFB

  • La Paz, 14 abr (EFE).- El ex superintendente de Hidrocarburos de Bolivia Guillermo Aruquipa, que dimitió hace dos semanas, cumplió hoy un día de detención provisional en celdas policiales tras ser arrestado por orden de los fiscales que investigan un caso de corrupción en la estatal YPFB, informaron los medios locales.

Ex superintendente de Hidrocarburos boliviano es detenido por el caso de YPFB

Ex superintendente de Hidrocarburos boliviano es detenido por el caso de YPFB

La Paz, 14 abr (EFE).- El ex superintendente de Hidrocarburos de Bolivia Guillermo Aruquipa, que dimitió hace dos semanas, cumplió hoy un día de detención provisional en celdas policiales tras ser arrestado por orden de los fiscales que investigan un caso de corrupción en la estatal YPFB, informaron los medios locales.

Aruquipa esperaba comparecer ante un juez que defina su situación tras ser aprehendido ayer en el marco de la investigación del escándalo que estalló en la estatal Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos (YPFB) a fines de enero y por el que también guarda prisión Santos Ramírez, ex titular de la empresa.

Está previsto que mañana Aruquipa sea sometido a una audiencia judicial de medidas cautelares donde se podría determinar su reclusión en un penal de La Paz.

Hace dos semanas, Aruquipa dimitió de su cargo al frente de la Superintendencia de Hidrocarburos, ente regulador del mercado del sector, para asumir la defensa de su inocencia como un ciudadano más, según declaró entonces.

El ex funcionario ha sido acusado por los fiscales de haber tomado decisiones desde su cargo para favorecer uno de los negocios presuntamente corruptos de Ramírez.

El escándalo en YPFB estalló a fines de enero pasado con el asesinato de un empresario petrolero boliviano, al que los autores del crimen le robaron 450.000 dólares.

La víctima fue asaltada cuando ingresaba con el dinero en efectivo en la casa de unos familiares de Santos Ramírez, por lo que los investigadores y la oposición sospechan que estaba destinado al pago de una comisión ilegal.

El empresario asesinado representaba a una empresa que había sido contratada por YPFB para la construcción en el este del país de una planta de gas natural por un valor de 86 millones de dólares.