Financiación y cómplices centran investigación de una banda terrorista en Bolivia

  • La Paz, 17 abr (EFE).- La investigación sobre la banda terrorista desarticulada en Bolivia, que al parecer planeaba un atentado contra el presidente Evo Morales, busca determinar las fuentes de financiación del grupo y sus posibles cómplices, afirmó hoy el comandante general de la Policía de ese país, Víctor Hugo Escobar.

Uno de los "mercenarios" abatidos en Bolivia luchó en los Balcanes y era cineasta

Uno de los "mercenarios" abatidos en Bolivia luchó en los Balcanes y era cineasta

La oposición tiene "muchas dudas" sobre el caso de la banda desarticulada

La oposición tiene "muchas dudas" sobre el caso de la banda desarticulada

Financiación y cómplices centran investigación de una banda terrorista en Bolivia

Financiación y cómplices centran investigación de una banda terrorista en Bolivia

La Paz, 17 abr (EFE).- La investigación sobre la banda terrorista desarticulada en Bolivia, que al parecer planeaba un atentado contra el presidente Evo Morales, busca determinar las fuentes de financiación del grupo y sus posibles cómplices, afirmó hoy el comandante general de la Policía de ese país, Víctor Hugo Escobar.

El general Escobar explicó en declaraciones a Efe que las indagaciones de la Fiscalía tienen por objeto encontrar otros involucrados, encubridores e incluso autores "intelectuales" de las actividades delictivas de la banda.

Otro de los objetivos es averiguar qué personas u organizaciones financiaban a los supuestos "mercenarios", que, según Escobar, se alojaban en hoteles de cinco y cuatro estrellas y realizaban frecuentes desplazamientos.

En la madrugada de ayer, la policía boliviana desmanteló un supuesto grupo internacional de terroristas en un operativo en la ciudad de Santa Cruz (este), donde tres de sus integrantes murieron abatidos en un tiroteo con los agentes.

Uno de los fallecidos es Eduardo Rózsa Flores, nacido en Bolivia en 1960, de origen húngaro y con nacionalidad croata. Se le considera el líder del grupo, confirmó Escobar.

Los otros supuestos terroristas que murieron en el tiroteo, ocurrido en un céntrico hotel de Santa Cruz, son el irlandés Dwayer Michael Martin y el rumano Magyarosi Arpak.

En esa operación fueron detenidos además Mario Tadic, un ex-militar boliviano de origen croata y el húngaro Elöd Tóásó, quienes fueron recluidos en dependencias de la Fiscalía de La Paz.

Posteriormente, la policía descubrió además, en un "stand" del recinto ferial de Santa Cruz, un arsenal de armas de grueso calibre, como fusiles y ametralladoras, miras telescópicas, silenciadores y explosivos, entre ellos del tipo C4, que no se encuentra en Bolivia.

El general Escobar explicó que el armamento encontrado es de fabricación extranjera y que incluso se hallaron en un refrigerador explosivos preparados para ser utilizados en "cualquier momento".

El Ministerio Público ha incautado también documentos y una computadora portátil con datos que probarían que esta banda preparaba atentar contra el presidente de Bolivia y otras autoridades nacionales y departamentales.

La policía atribuye a este grupo recientes atentados con explosivos ocurridos en Santa Cruz contra las viviendas del cardenal Julio Terrazas y el ex ministro de Hidrocarburos Saúl Ávalos.

El general Escobar dio a conocer que también se hallaron chalecos y carteles para vehículos con la palabra "prensa", lo que hace pensar que los miembros de la banda se habrían hecho pasar por periodistas en algún momento o, al menos, pretendían hacerlo.

El vicepresidente de Bolivia, Álvaro García Linera, aseguró ayer que la banda tenía datos sobre seguimientos a las caravanas de Morales y sus ministros a recientes actos públicos.

La desarticulación de este grupo y sus supuestos planes de magnicidio han suscitado las dudas de los opositores a Evo Morales, que critican el intento de "politizar" un asunto que algunos han calificado de "show" y "montaje".

También se han vertido dudas sobre el operativo policial desarrollado en Santa Cruz, donde se ha cuestionado el hecho de que no intervinieran la policía y fiscales de la ciudad, y la manera en que murieron esos supuestos "mercenarios".

"Son simples especulaciones", dijo hoy Escobar, quien aseguró que la policía no entrará a contestar este tipo de manifestaciones.

En su opinión, lo que hay que preguntarse es "qué hacía en Santa Cruz" un grupo de esas características, con entrenamiento militar y con una cantidad "considerable" de explosivos y armas.

"¿Qué es lo que hacía?, ¿buscaba desestabilizar nuestro país? ¿buscaba a gente solvente?, ¿chantajeaban?, ¿trabajaban a sueldo?. Éstas son las incógnitas que deberá resolver la investigación", apuntó.

El general aseguró que la policía trabaja "para garantizar siempre el normal desenvolvimiento, para que estos grupos no rebroten y para garantizar siempre la seguridad ciudadana en todo el territorio boliviano".