La guerra contra el narcotráfico y la inseguridad marcarán la primera visita de Obama a México

NUEVA YORK, 15 (EUROPA PRESS/ Emilio López Romero)

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, comienza mañana una visita oficial a México, la primera que realiza a un país latinoamericano desde que llegó a la Casa Blanca en enero pasado, que estará centrada en la guerra contra el narcotráfico emprendida por el Gobierno de Felipe Calderón y la inmigración ilegal.

La Casa Blanca ha adelantado que los principales puntos de la agenda serán la creciente ola de inseguridad en la frontera, donde en lo que va de año han muerto más de mil personas, en medio de la guerra contra los carteles de la droga, y la cuestión migratoria, siempre presente en las relaciones bilaterales.

Recientemente Obama adelantó su intención de abordar una reforma migratoria que tiene especial importancia para el colectivo mexicano, que sigue siendo el más numeroso en Estados Unidos con casi 13 millones, de los cuales más de la mitad están indocumentados.

También estarán encima de la mesa otros asuntos como las relaciones comerciales, teniendo en cuenta que México es el tercer socio comercial de Estados Unidos gracias al Tratado de Libre Comercio del Atlántico Norte que comparten con Canadá.

Obama llegará el jueves al aeropuerto de la capital mexicana, desde donde se trasladará a la residencia oficial de Los Pinos para mantener un encuentro de trabajo con Calderón, con quien posteriormente comparecerá en rueda de prensa conjunta.

Desde un primer momento se ha planteado la visita como un fuerte espaldarazo que la Administración Obama quiere dar a los esfuerzos que está haciendo el presidente Calderón en su "valiente" lucha contra el narcotráfico, según afirmó el portavoz de la Casa Blanca, Robert Gibbs.

Precisamente Gibbs anunció hoy la inclusión del cartel de Sinaloa, los Zetas y la Familia Michoacana en la lista negra de organizaciones acusadas de narcotráfico, lo que permitirá al Tesoro bloquear sus cuentas y congelar sus bienes y prohibirles el acceso al sistema financiero estadounidense.

NUEVO ZAR DE LA FRONTERA

Horas antes de la llegada de Obama a México la secretaria de Seguridad Nacional, Janet Napolitano, anunció el nombramiento del ex fiscal federal Alan Bersin como nuevo 'zar de la frontera', que tendrá como responsabilidad controlar la inmigración ilegal y la lucha contra el narcotráfico.

El anuncio de Napolitano ha tenido lugar en la ciudad fronteriza de El Paso, en el estado de Texas, en el marco de una visita por varias regiones de la conflictiva zona que une Estados Unidos y México junto al director del Consejo de Seguridad Interna de la Casa Blanca, John Brennan.

Su primera prioridad será reforzar la seguridad en la frontera, controlar el creciente flujo de inmigración ilegal y cooperar con las autoridades mexicanas para frenar la entrada de armas de origen estadounidense que terminan en manos de los carteles mexicanos.

La designación de Bersin ya ha sido criticada por colectivos de apoyo a los inmigrantes por su papel en llamada 'Operación Gatekeeper', una maniobra federal cuya principal medida fue la construcción de un muro en la línea divisoria entre Tijuana, del lado mexicano, y San Diego, de lado estadounidense.

El programa fue un éxito ya que se logró controlar la inmigración ilegal en esa zona concreta, aunque algunos relacionaron las medidas con el aumento de muertes de inmigrantes en zonas desérticas de Arizona y en las carreteras.