Las pugnas entre las agencias anticrimen crean deficiencias en lucha contra las drogas, afirma la GAO

  • Washington, 20 abr (EFE).- Las continuas pugnas entre la Dirección Estadounidense Antidrogas (DEA) y la Oficina de Inmigración y Aduanas (ICE) comprometen la coordinación en la lucha antidrogas de EE.UU., advirtió hoy un informe oficial.

Las pugnas entre las agencias anticrimen crean deficiencias en lucha contra las drogas, afirma la GAO

Las pugnas entre las agencias anticrimen crean deficiencias en lucha contra las drogas, afirma la GAO

Washington, 20 abr (EFE).- Las continuas pugnas entre la Dirección Estadounidense Antidrogas (DEA) y la Oficina de Inmigración y Aduanas (ICE) comprometen la coordinación en la lucha antidrogas de EE.UU., advirtió hoy un informe oficial.

La Oficina de Supervisión del Gobierno (GAO) destacó en una auditoría de 80 páginas que acuerdos interagenciales ahora "obsoletos", sumados a las continuas disputas entre la DEA y la ICE, "han creado conflictos y el potencial de la duplicación de esfuerzos" en las investigaciones en curso.

La GAO, que a petición del senador republicano Charles Grassley revisó las acciones y políticas de la DEA desde los atentados de 2001, recomendó que los secretarios de Justicia, Eric Holder, y de Seguridad Nacional, Janet Napolitano, tomen medidas para mejorar la eficacia y coordinación de sus respectivas agencias implicadas en la lucha contra el "narcoterrorismo".

En concreto, el informe recomienda que se desarrollen nuevos acuerdos de cooperación u otros mecanismos que "aclaren" las funciones y responsabilidades de las agencias involucradas en la labor antidrogas.

También pidió, entre otras recomendaciones, que se elaboren procedimientos "más eficientes" sobre la autoridad que tienen los agentes de la ICE a la hora de perseguir a narcotraficantes.

Desde 2001, la DEA ha forjado alianzas con las diversas agencias locales, estatales y federales que luchan contra el narcotráfico, y ha dado prioridad a las investigaciones de narcotraficantes vinculados con el terrorismo.

Sin embargo, los acuerdos desfasados han creado conflictos entre las tareas de la ICE en la lucha antidrogas y el papel de supervisión de la DEA de esas funciones.

La GAO citó como ejemplo la confusión que surge por el decomiso de cargamentos de droga en la frontera sur, ya que los detectados entre los puertos de entrada son referidos a la DEA, mientras que los localizados en los propios puntos de control deben ir a la ICE.

"Sin un acuerdo actualizado entre la DEA y la ICE existe el potencial de la duplicación de esfuerzos en las investigaciones y la preocupación de que se pueda comprometer la seguridad de las autoridades policiales", advirtió el informe enviado a Grassley.

Además, otro acuerdo desfasado entre la DEA y la Oficina de Aduanas y Fronteras (CBP) también ha contribuido a las "deficiencias" en los esfuerzos de coordinación entre ambas agencias y que, según la GAO, requieren atención inmediata.

El informe señaló que la DEA no ha actualizado su estrategia antidrogas desde 2003 y que sus planes no proveen una forma fiable de evaluar el éxito de sus operaciones desde 2001.

El Gobierno del presidente Barack Obama se ha comprometido a combatir el consumo de drogas en EE.UU. y el flujo ilegal de armas de alta potencia y de dinero en efectivo hacia México para impedir que la "narcoviolencia" se desborde del lado estadounidense de la frontera común.

Sin embargo, las autoridades federales han advertido de que los narcotraficantes ya tienen presencia en al menos 230 ciudades de EE.UU., tanto en la zona fronteriza como al interior del país.

La "narcoviolencia" se ha cobrado la vida de más de 10.560 personas en México desde 2006, cuando el presidente Felipe Calderón lanzó una campaña contra los poderosos carteles de la droga, que incluyó el despliegue de unos 45.000 miembros del ejército.