Obama visita México, elogia la lucha contra el narcotráfico

MÉXICO DF (Reuters) - El presidente estadounidense, Barack Obama, llegó el jueves a México para reunirse con el mandatario Felipe Calderón y apoyarlo en lo que llamó un "heroico" combate a los cárteles de la droga, que han convertido el norte mexicano en un baño de sangre.

Obama ha prometido aumentar los fondos previstos para ayudar a México a combatir a los cárteles de las drogas, cuyos enfrentamientos entre sí y con fuerzas de seguridad han dejado más de 10.000 muertos desde que asumió el cargo Calderón en 2006.

"Creo que Calderón ha hecho un excelente trabajo, heroico, en lidiar con un problema muy serio, el de los cárteles de la droga", dijo Obama en una entrevista con la cadena CNN en Español difundida el jueves, horas antes de llegar a México.

Calderón tiene desplegados a 45.000 soldados, sobre todo en estados fronterizos con Estados Unidos, en una estrategia que le ha ganado elogios pero también críticas por denuncias de abusos a los derechos humanos por parte de militares.

Un día antes de que llegara Obama, al menos 13 personas murieron en el occidental estado de Guerrero en un choque entre militares y presuntos narcotraficantes, un tipo de episodio que ha sido común a lo largo de todo el año pasado.

Aunque la visita de Obama es una escala de menos de 24 horas antes de viajar el viernes a la Cumbre de las Américas, en Trinidad y Tobago, la zona de la Ciudad de México donde se hospedará y se entrevistará con Calderón amaneció el jueves cercada de militares con rifles automáticos apostados en las principales avenidas y en edificios del lugar.

Pero el mandatario estadounidense, que asumió el cargo en enero, llega con su popularidad intacta y no tendrá que enfrentar protestas antiestadounidenses que fueron usuales en todo el mundo durante el mandato de su antecesor, George W. Bush.

Sin embargo, analistas han dicho que, en tanto Obama batalla para superar una de las peores crisis económicas en la historia de Estados Unidos, no es posible esperar anuncios para México, que además pugna por una solución a los millones de inmigrantes ilegales que viven en el vecino del norte.

"Quiero asegurarme de que la gente en México entiende que vamos a hacer todo lo que podamos de nuestra parte para promover más seguridad, más paz y prosperidad en la región", agregó Obama en la entrevista.

ESPERANDO PROMESAS

El Gobierno de Obama ha dicho estar decidido a frenar el flujo ilegal de armas desde Estados Unidos hacia México con las que los cárteles se pertrechan, pero no ha podido comprometerse a restablecer una prohibición para vender rifles de asalto, un tema árido entre la población estadounidense.

"Esto no es parte del plan", dijo el jueves la secretaria de Seguridad Nacional de Estados Unidos, Janet Napolitano, a la cadena CBS.

"Estamos hablando de incrementar los controles, tanto desde Estados Unidos hacia México (...) como también del lado mexicano", explicó.

Calderón dijo en una entrevista que la mayor parte de las armas que usan los narcotraficantes vienen de Estados Unidos. "Sé que es un tema sensible, pero de la mayoría de las armas, casi 16.000 son rifles de asalto, y el 90 por ciento de estos se venden en Estados Unidos", sostuvo.

Si bien el narcotráfico es el principal tema de relación entre ambos países, los mandatarios deben resolver una disputa comercial que hizo crecer la tensión en marzo, cuando México resolvió elevar aranceles para 89 productos estadounidenses.

México, que está siendo duramente golpeado por la crisis de su vecino, tomó esta medida en represalia por la prohibición que tiene Washington al tráfico de camiones mexicanos por su territorio.