Opositor boliviano denuncia una represalia política en la clausura de su hotel

  • La Paz, 10 mar (EFE).- El diputado boliviano opositor Arturo Murillo denunció que el Gobierno clausuró hoy su hotel en la zona del Chapare como una represalia por haber difundido una foto del hermano del presidente Evo Morales junto a dos acusados de corrupción.

Opositor boliviano denuncia una represalia política en la clausura de su hotel

Opositor boliviano denuncia una represalia política en la clausura de su hotel

La Paz, 10 mar (EFE).- El diputado boliviano opositor Arturo Murillo denunció que el Gobierno clausuró hoy su hotel en la zona del Chapare como una represalia por haber difundido una foto del hermano del presidente Evo Morales junto a dos acusados de corrupción.

Murillo, que es el jefe de los diputados de la centrista Unidad Nacional (UN), dijo en una rueda de prensa que la gobernación oficialista de la región de Cochabamba cerró su establecimiento "como un acto de venganza y de persecución política".

El diputado entregó ayer a la prensa una foto en la que Hugo Morales, hermano del presidente, aparece en un casa de campo junto a Luis Fernando Córdova, un acusado en el caso de corrupción en la petrolera estatal YPFB, y el ex prefecto de La Paz Luis Alberto Valle, igualmente procesado por corrupción.

Murillo pidió al presidente Morales que explicase las relaciones de su familiar con esas dos personas, en tanto que el Gobierno minimizó el asunto y dijo que era una foto antigua que pretendía ser aprovechada de forma política.

Según el diputado, 20 familias dependen directamente de que funcione su hotel y otras 100 de forma indirecta con la provisión de alimentos y frutas.

El legislador opositor sostuvo que los argumentos de la clausura son injustificados y él ha pedido a sus trabajadores desoír la orden y continuar trabajando a riesgo incluso de recibir otras sanciones.

"Unos días atrás fue Víctor Hugo Cárdenas, ahora soy yo y mañana hay amenazas para otros", dijo Murillo en alusión al caso de ese ex vicepresidente (1993-1997), cuya casa de campo, cerca del Lago Titicaca, fue ocupada violentamente el fin de semana por campesinos seguidores del presidente Morales.

En el caso de Cárdenas, los campesinos se han planteado expropiar la vivienda para destinarla a un asilo, lo cual es considerado por el ex vicepresidente como una represalia por ser opositor al Gobierno de Morales.