Pumpido

MADRID, 16 (EUROPA PRESS)

El ministro de Justicia, Francisco Caamaño, recibirá el próximo martes a las 10.00 horas en la sede del Ministerio a las principales asociaciones de fiscales en su primera toma de contacto con el nuevo titular del ramo al que trasladarán su objetivo prioritario de lograr una reforma en la instrucción penal que les otorgue un mayor protagonismo en la investigación penal tal y como reivindicó hoy el fiscal general del Estado, Cándido Conde-Pumpido.

"Es una toma de contacto con los fiscales para continuar las conversaciones que ya se habían iniciado con el anterior ministro Mariano Fernández Bermejo", explicó en declaraciones a Europa Press la portavoz de la Asociación Profesional e Independiente de Fiscales, Silvia Albert. "Le plantearemos nuestros objetivos (a Caamaño) entre los que la instrucción es un asunto preferente o la reforma de la Ley de Enjuiciamiento Criminal", añadió.

Albert respaldó así las palabras de Conde-Pumpido y señaló estar "totalmente a favor de la instrucción fiscal". "Es por lo que estamos luchando con más ahínco", añadió al tiempo que explicó que "el sistema que hay ahora mismo es antiguó, decimonónico y que desarrolla muchísimo trabajo". Por ello, abogó por "una instrucción en manos del fiscal con la Policía y un juez de garantías que autorice registros y preserve los derechos fundamentales".

Por su parte, la Unión Progresista de Fiscales (UPF) por medio de su portavoz, Emilio Sánchez Ulled, insistió en que "el objetivo es cambiar el concepto de instrucción" ante lo que manifestó las dudas que le generan los planes del Ministerio. "Los trabajos que se están haciendo en el Ministerio no se si van en nuestra misma línea, me genera dudas porque no se nos dice que se está haciendo, no sabemos cuál es la intención del Ministerio, no sabemos en qué estado está", dijo.

El fiscal general del Estado, Cándido Conde-Pumpido, insistió hoy durante el desayuno informativo de Europa Press en defender una reforma del proceso penal que otorgue al fiscal un mayor protagonismo en la investigación en detrimento del juez de instrucción y para ello pidió "salir del botijo español" después de comparar la situación actual de la Justicia con "un carromato del siglo XIX" que circula por carreteras modernas.