Uribe dice que la captura de "Don Mario" fue un alivio tras una semana de vigilia

  • Río de Janeiro, 15 abr (EFE).- El presidente colombiano, Álvaro Uribe, aseguró hoy en Río de Janeiro que la captura del narcotraficante y paramilitar Daniel Rendón, conocido como "Don Mario", fue un gran "alivio" tras haber pasado toda la Semana Santa en vigilia y pendiente de ese operativo.

Uribe dice que la captura de "Don Mario" fue un alivio tras una semana de vigilia

Uribe dice que la captura de "Don Mario" fue un alivio tras una semana de vigilia

Detenido alias "Don Mario", el narcotraficante y paramilitar colombiano más buscado

Detenido alias "Don Mario", el narcotraficante y paramilitar colombiano más buscado

El narcotraficante "Don Mario", detenido hoy, llega a la base militar de Bogotá

El narcotraficante "Don Mario", detenido hoy, llega a la base militar de Bogotá

Río de Janeiro, 15 abr (EFE).- El presidente colombiano, Álvaro Uribe, aseguró hoy en Río de Janeiro que la captura del narcotraficante y paramilitar Daniel Rendón, conocido como "Don Mario", fue un gran "alivio" tras haber pasado toda la Semana Santa en vigilia y pendiente de ese operativo.

Uribe, en declaraciones que concedió a periodistas en Río de Janeiro, aseguró que sintió un gran alivio por toda Colombia en la mañana de este miércoles, cuando, durante la reunión que tuvo con el presidente brasileño, Luiz Inácio Lula da Silva, fue informado sobre la detención del narcotraficante más buscado de su país.

"Pasamos toda la Semana Santa pendientes del operativo. Era el Jueves Santo, el Viernes Santo, el Sábado Santo, el Domingo de Resurrección pendientes del operativo", dijo al indicar que desde hacía varios días esperaba el resultado del cerco que la Policía colombiana le había tendido al paramilitar.

"La verdad es que yo sentí un gran alivio por todos mis compatriotas cuando esta mañana en la reunión con el presidente Lula se recibió esa noticia. Ese demuestra que se puede, demuestra que Colombia puede finalmente deshacerse de toda la criminalidad", agregó el mandatario colombiano.

Según el gobernante, para Colombia es un paso "muy tranquilizante" haber capturado a un delincuente de tan "alto nivel de peligrosidad".

Aseguró que el éxito del operativo fue producto de "mucha perseverancia y mucha inteligencia durante meses de trabajo".

"Toda la Semana Santa vivimos una especie de vigilia, de seguimiento de ese operativo, y yo les confieso que esta mañana, cuando entró la llamada con la noticia, sentí en mi corazón un gran alivio por saber que la Policía pudo capturar a este delincuente", señaló el mandatario.

Y agregó que alberga una "gran esperanza de que, así como se han venido dando todos estos pasos, Colombia llegara finalmente a un momento no muy lejano en que se deshaga de toda esa delincuencia".

Según Uribe, el operativo para capturar a "Don Mario" fue "muy bien estudiado, muy bien ejecutado, muy pacientemente planificado, y producto de una gran labor de inteligencia".

Poco antes, en una reunión con editores de diarios de varios países, el presidente colombiano aseguró que la policía seguirá el trabajo ante la necesidad de capturar a otros "que siguen libres pese a sus actos criminales".

Aseguró que la detención de "Don Mario" fue apenas un paso, que demuestra que la Policía y el Gobierno colombiano están totalmente comprometidos con el combate a todo tipo de delincuencia.

"Día a día Colombia se está librando de esos criminales", dijo.

Aprovechó igualmente para felicitar a México y al presidente mexicano, Felipe Calderón, por los esfuerzos que están realizando para combatir el narcotráfico en ese país.

"Para Colombia es importante que criminales que no podamos arrestar, lo sean en México", dijo.

"Don Mario" fue arrestado este miércoles en la localidad caribeña de Necoclí, tras una operación en la que participaron cerca de 500 agentes de la policía antidrogas.

El narcotraficante fue hasta hace menos de tres años el segundo al mando del desaparecido Bloque "Élmer Cárdenas" (BEC) de la organización Autodefensas Unidas de Colombia (AUC), que se disolvió a mediados de 2006 tras desmovilizar a más de 31.000 paramilitares.

El narcotraficante es reclamado en extradición por Estados Unidos y el Gobierno colombiano ofrecía 5.000 millones de pesos (unos 2,08 millones de dólares) por informes que permitieran su detención.