15 meses por ir en sentido opuesto aunque el juez le había prohibido conducir

  • Santander, 12 may (EFE).- El Juzgado de lo Penal número 3 de Santander ha impuesto 15 meses de cárcel a un hombre que, al ser amonestado por la Policía, cambió de dirección y comenzó a circular en sentido contrario, pese a que tenía prohibido conducir por una sentencia judicial y, además, carece de carné.

Santander, 12 may (EFE).- El Juzgado de lo Penal número 3 de Santander ha impuesto 15 meses de cárcel a un hombre que, al ser amonestado por la Policía, cambió de dirección y comenzó a circular en sentido contrario, pese a que tenía prohibido conducir por una sentencia judicial y, además, carece de carné.

Según se recoge en la sentencia, la Policía Local dio el alto al acusado, Manuel S.M., cuando estaba circulando por la zona del Instituto Miguel Herrero de Torrelavega, pero éste no hizo caso.

El acusado realizó un giro brusco de dirección y continuó su marcha a gran velocidad, en sentido contrario, con lo que obligó a los vehículos que circulaban de frente a esquivarlo.

Al ir a incorporarse a la autopista, este conductor invadió la parte central de la calzada, y un camión que iba en la misma dirección tuvo que modificar su trayectoria, lo que provocó un grave riesgo para el tráfico, que era intenso.

La sentencia indica que los hechos ocurrieron en un momento de gran confluencia de gente, ya que coincidía con la salida de los alumnos del instituto.

Señala que Manuel S.M. cometió esos actos el mismo día en que fue condenado por un delito de conducción temeraria con la prohibición de conducir durante un año y cuatro meses, aunque nadie requirió al acusado para que cumpliera desde ese momento la pena.

Añade que el acusado carece de carné de conducir.

El Juzgado de lo Penal numero 3 ha condenado a Manuel L.M. por un delito de conducción temeraria con la agravante de reincidencia. Además de los quince meses de cárcel, le prohíbe conducir o sacarse el carné en un periodo de cuatro años.

La misma sentencia acuerda sustituir la pena de cárcel por una multa de 2.700 euros.