Comienza el derribo de pisos de La Arena, 15 años después de su ilegalización

  • Isla, 29 abr (EFE).- Los primeros derribos de construcciones ilegales en la costa de Cantabria han comenzado a ejecutarse esta mañana en la playa de La Arena de Arnuero, quince años después de la primera sentencia que ordenó demoler y ante una decena de vecinos que han denunciado la "falta de voluntad" de las administraciones.

Comienza el derribo de pisos de La Arena, 15 años después de su ilegalización

Comienza el derribo de pisos de La Arena, 15 años después de su ilegalización

Derriban el chiringuito ilegal de la playa de Ajo (Cantabria)

Derriban el chiringuito ilegal de la playa de Ajo (Cantabria)

Isla, 29 abr (EFE).- Los primeros derribos de construcciones ilegales en la costa de Cantabria han comenzado a ejecutarse esta mañana en la playa de La Arena de Arnuero, quince años después de la primera sentencia que ordenó demoler y ante una decena de vecinos que han denunciado la "falta de voluntad" de las administraciones.

Pasadas las 7.00 horas de esta mañana, dos palas excavadoras comenzaron a derribar las fases 1 y 2 de la urbanización promovida en los años noventa por Inmobiliaria Arnuero en la playa de La Arena que, en total, se compone de 144 apartamentos, todos ellos con sentencia firme de derribo.

En total, en las fases 1 y 2 hay 42 apartamentos que no llegaron a terminarse y que no están habitados. Parte de ellos aún son propiedad de la constructora Cenavi, la empresa matriz de Inmobiliaria Arnuero.

Inmobiliaria Arnuero ha decidido hacerse cargo del derribo de estos apartamentos para intentar desbloquear la demanda por daños y perjuicios que ha presentado contra el Ayuntamiento de Arnuero y el Gobierno de Cantabria, las administraciones que autorizaron su construcción. Porque, hasta el momento, los tribunales han rechazado concederle indemnización alguna hasta que se ejecute la sentencia.

La demolición de la playa de La Arena se está desarrollando con normalidad, aunque un grupo de vecinos, algunos con camisetas amarillas en las que pone "víctimas", permanecían en la zona contemplando los trabajos, con una pancarta con el lema "144 familias víctimas de la mafia del ladrillo".

Otros vecinos seguían los acontecimientos desde los balcones de otros pisos de la misma urbanización que están habitados y que se encuentran tan sólo a unos 30 metros de los edificios derruidos.

La fase 1 de la urbanización era una estructura de hormigón, en donde se había habilitado el "Museo del Horror", un espacio de denuncia sobre la situación de los afectados que poseen viviendas con sentencias de derribo. En total, un millar de viviendas de la costa de Cantabria tienen en la actualidad sentencias de ese tipo.

De hecho, sobre ese edificio, antes de entrar las palas, podía leerse mensajes como: "Víctimas del Gobierno cántabro, del Ayuntamiento de Arnuero, de Cenavi y de Caja Cantabria", "Culpables a la cárcel" o "la Marbella del norte". Además de carteles, había monigotes de tela colgados de esa estructura.

Paco Laín, uno de los vecinos de la urbanización, ha subrayado en declaraciones a Efe la "falta de voluntad" de las administraciones para dar una solución a las viviendas con sentencias de demolición, y ha criticado que el Gobierno de Cantabria haya "escondido la cabeza" ante los afectados.

Laín es miembro de la Asociación de Maltratados por la Administración (AMA), que agrupa a gran parte de los propietarios de viviendas con sentencias de demolición en la región, y es el autor de una decena de cuadros de grandes dimensiones que este colectivo guardaba en el "Museo del Horror".

Con representaciones similares a "Los fusilamientos" y "Los desastres de la guerra" de Goya, "El Guernica" de Picasso, o "El grito" de Munch, los cuadros simbolizan el sufrimiento de todos los afectados en Cantabria por las sentencias de derribo.

Laín ha criticado al Gobierno de Cantabria porque a lo largo de quince años no ha hecho sino "esconder la cabeza" frente a los afectados, a los que, según ha dicho, tampoco recibe.

"¿Cómo es posible que en esta comunidad autónoma tenga más garantías la compra de una lavadora que de una vivienda'", se ha preguntado este portavoz de AMA, que ha lamentado la "falta de voluntad" de las administraciones.

Ha censurado además la actitud de Cenavi, que "nunca ha contado" con los vecinos. "Nunca han hecho nada por nosotros, y no han puesto sus servicios jurídicos al servicio de los propietarios", ha añadido.

Este vecino de La Arena ha defendido una moratoria de la ejecución de sentencias hasta que se hayan satisfecho los daños causados a las víctimas.

Carmen López, otra vecina de la urbanización, ha incidido en que, aunque el Ejecutivo y el Ayuntamiento de Arnuero son las administraciones condenadas en las sentencias, al final son los propietarios "los que pagan". "Ya no creemos en la Justicia, o al menos, no en la inmediata", ha declarado.