Condenados a penas de cárcel por violar secretos de Estado ocho chinos que hicieron trampa en un examen

Etiquetas

PEKÍN, 3 (de la corresponsal de EUROPA PRESS, Débora Altit)

Ocho ciudadanos chinos han sido acusados de atentar contra "secretos de Estado" por haber ayudado a sus hijos a hacer trampa en el examen del 'gaokao', el equivalente a la selectividad china, según informa el diario 'South China Morning Post'. La justicia, según el periódico, los ha castigado con penas de entre seis meses y tres años.

Los acusados pertenecen a la provincia de Zhejiang, en el este del país, y se unieron para buscar la manera de asegurar la entrada de sus hijos en la universidad en 2007 porque, según el diario, eran conscientes de que las notas de sus hijos "no eran ideales".

El resultado del "complot" fue un complicado sistema de teléfonos móviles y auriculares minúsculos, que se completaban con varios estudiantes universitarios a los que los padres habían contratado para soplar las respuestas. Desafortunadamente para los padres y sus vástagos, fue descubierto por la Policía, que detectó señales de radio "anormales".

Noticias de estudiantes y redes que intentan hacer trampas en el 'gaokao' ("alto examen" en chino), conocido por su exigencia, se repiten cada año. Los padres chinos siguen asociando el avance en la escala social con el paso por la universidad, a pesar de que se calcula que el año pasado un millón de recién licenciados no pudieron encontrar trabajo.

Se espera que la situación de los jóvenes universitarios empeore este año, lo que ha hecho que el Gobierno ponga en marcha una campaña animándoles a aceptar trabajo en el campo, y no sólo en las ciudades.