El gobernador de Nuevo México firma la prohibición de la pena de muerte en ese estado

NUEVA YORK, 19 (Reuters/EP) El gobernador del estado norteamericano de Nuevo México, Bill Richardson, firmó ayer la ley mediante la cual queda derogada la pena de muerte y se sustituirá por cadenas perpetua sin posibilidad de libertad condicional, según confirmó la oficina del dirigente. La semana pasada, el Senado estatal, controlado por una comoda mayoría demócrata, ya dio luz verde a la medida por 24 votos a favor y sólo 18 en contra. Previamente, la Cámara de Representantes se había pronunciado en el mismo sentido y tan sólo quedaba la rúbrica de Richardson para concluir con los trámites legislativos. El gobernador de Nuevo México había apoyado años atrás la pena de muerto, por lo que la decisión de retirar de la legislación este controvertido castigo marca el "fin de un largo viaje personal sobre este asunto", como él mismo reconoció en un comunicado. Actualmente, dos prisioneros se encuentran en el corredor de la muerte en Nuevo México, que se ha convertido en el decimoquinto estado en prohibir la pena capital. No obstante, este estado sólo había realizado una ejecución desde que el Tribunal Supremo reinstauró el castigo en 1976.