El Gobierno iraquí defiende su sistema judicial tras las críticas de la ONU por la aplicación de la pena de muerte

BAGDAD, 7 (Reuters/EP)

El Gobierno iraquí defendió ayer su sistema judicial después de que Naciones Unidas pidiese a Bagdad que reconsidere la aplicación de la pena de muerte, alegando que al menos 115 de los prisioneros que actualmente están en el corredor de la muerte podrían no haber tenido un juicio justo.

El viceministro de Justicia iraquí, Bosho Ibrahim, criticó el informe porque "falta a la verdad" y, en cambio, sostuvo que "la justicia en Irak es justa". "Lo que se dice en este documento podría tratarse de los tiempos de Sadam Husein", pero "en toda la historia de Irak nunca he visto juicios tan justos como los que se llevan a cabo hoy en día", criticó.

Asimismo, Ibrahim rechazó la retirada de la pena capital del código penal, ya que a su juicio "las ejecuciones son necesarias", especialmente en un país que se enfrenta a la amenaza del terrorismo. "¿Por qué nos critican a nosotros por realizar ejecuciones y no a Estados Unidos?", preguntó el viceministro, en declaraciones a la agencia Reuters.

Las críticas de la ONU llegan días después de que una decena de presos fueran ahorcados en Bagdad el pasado domingo. "Es lamentable que, después de un año y medio sin aplicar la pena capital, se hayan reanudado las ejecuciones", lamentaron en un comunicado conjunto la oficina del Alto Comisionado de la ONU para los Derechos Humanos y la misión que Naciones Unidas tiene en Bagdad.

"El sistema de justicia de Irak no garantiza suficientes procedimientos de juicios justos de acuerdo con (...), el Pacto Internacional de los Derechos Civiles y Políticos", señaló. Irak introdujo de nuevo la pena de muerte en 2004, después de que fuera suspendida tras la invasión estadounidense un año antes.