El Supremo archiva una querella del alcalde de Huelva contra el diputado Barrero

  • Madrid, 13 may (EFE).- El Tribunal Supremo (TS) ha archivado una querella por injurias y calumnias del alcalde de Huelva, Pedro Rodríguez (PP), contra el diputado Javier Barrero (PSOE) por acusarle en una rueda de prensa de realizar más de cien llamadas a prostíbulos y líneas eróticas desde un teléfono del Ayuntamiento.

El Supremo archiva una querella del alcalde de Huelva contra el diputado Barrero

El Supremo archiva una querella del alcalde de Huelva contra el diputado Barrero

Madrid, 13 may (EFE).- El Tribunal Supremo (TS) ha archivado una querella por injurias y calumnias del alcalde de Huelva, Pedro Rodríguez (PP), contra el diputado Javier Barrero (PSOE) por acusarle en una rueda de prensa de realizar más de cien llamadas a prostíbulos y líneas eróticas desde un teléfono del Ayuntamiento.

El TS, en un auto hecho público hoy, acuerda el archivo de las actuaciones "por no ser constitutivos de delito los hechos denunciados en la querella" y recuerda que existen otras vías jurisdiccionales para la protección del honor y que "queda expedita la vía de una denuncia por una infracción constitutiva de falta".

Los hechos se remontan a 2006 cuando el querellado convocó una rueda de prensa en la sede del PSOE en Huelva en la que se refirió a las citadas llamadas.

En febrero de 2007, el alcalde de Huelva aseguró que el autor de las llamadas fue uno de sus conductores e interpuso una querella contra Barrero al estimar que sus declaraciones fueron proferidas a sabiendas de su falsedad, ya que el conductor fue expedientado y sancionado.

El Alto Tribunal considera que lo dicho por el diputado socialista tiene que verse atemperado por el contexto en el que se pronunció, "ceñido a un debate o contienda pública y política sobre el uso indebido de un teléfono móvil del Ayuntamiento".

Respecto al alcalde añade que es una persona pública "obligada por ello a soportar un cierto riesgo de que sus derechos subjetivos de la personalidad resulten afectados por opiniones o informaciones de interés general, pues así lo requiere el pluralismo político".

El TS también advierte en su sentencia del "grave riesgo" que, en todo caso, supone encomendar a los Tribunales de Justicia "la función de árbitros de las contiendas políticas".