La Comisión Europea condena el "atroz" asesinato del rehén polaco en Pakistán

  • Bruselas, 9 feb (EFE).- La comisaria europea de Relaciones Exteriores, Benita Ferrero-Waldner, condenó hoy "en los términos más fuertes posibles" la "atroz" ejecución este fin de semana del ciudadano polaco secuestrado en Pakistán a manos de un grupo talibán, que lo mantenía retenido desde septiembre.

La Fiscalía polaca abre una investigación para aclarar el asesinato de un ingeniero en Pakistán

La Fiscalía polaca abre una investigación para aclarar el asesinato de un ingeniero en Pakistán

Bruselas, 9 feb (EFE).- La comisaria europea de Relaciones Exteriores, Benita Ferrero-Waldner, condenó hoy "en los términos más fuertes posibles" la "atroz" ejecución este fin de semana del ciudadano polaco secuestrado en Pakistán a manos de un grupo talibán, que lo mantenía retenido desde septiembre.

El ministro de Asuntos Exteriores de Polonia, Radoslaw Sikorski, confirmó hoy el asesinato de Piotr Stanczak, un ingeniero polaco secuestrado cuando realizaba unas prospecciones en la localidad de Attock (norte de Pakistán) para una compañía geológica polaca.

"Estoy profundamente consternada por la ejecución", indicó Ferrero-Waldner en un comunicado.

La comisaria mostró su rechazo "en los términos más fuertes posibles" a "este despreciable acto de violencia que no puede justificarse bajo ninguna circunstancia".

Asimismo, señaló que los autores de "este atroz crimen terrorista deben ser perseguidos y llevados ante la justicia", y expresó su afecto a la familia del fallecido "en este momento de pérdida".

Por otra parte, Ferrero-Waldner aseguró que la Unión Europea (UE) va a continuar prestando un apoyo "firme" para fortalecer las instituciones del Estado paquistaní, y que "está preparada para respaldar todos los esfuerzos para reforzar la estabilidad en el país".

Stanczak fue asesinado después de que venciese el pasado viernes el ultimátum dado por sus captores, sin que las autoridades paquistaníes cumpliesen las exigencias de los talibanes para ponerlo en libertad.

Los secuestradores demandaban la liberación de compañeros encarcelados en prisiones paquistaníes, algo a lo que en todo momento se negó el Gobierno de Islamabad.