La familia de Larrañaga en Guipúzcoa recibe "con gran alegría" la noticia sobre su inminente traslado

MADRID, 24 (EUROPA PRESS) La familia del preso hispano filipino Paco Larrañaga, que cumple una condena de cadena perpetua en Manila por doble asesinato, ha recibido en Guipúzcoa "con gran alegría" la noticia sobre su inminente traslado a España anunciada hoy por el ministro de Asuntos Exteriores y de Cooperación, Miguel Angel Moratinos. La tía del recluso, Gemma Larrañaga, declaró a Europa Press que toda la familia llevaba esperando "mucho tiempo" esta noticia y admitió que todavía no había podido hablar con la madre de Paco, que se ha desplazado desde su ciudad de residencia, Cebú, a Manila para entrevistarse mañana con Moratinos. En rueda de prensa conjunta con su colega filipino, Alberto Rómulo, en Manila, Moratinos anunció que el Gobierno filipino ha autorizado el traslado de Larrañaga en virtud de un acuerdo firmado por los dos países en mayo de 2007 y que ha superado ya todos los trámites pendientes. "Ya está todo terminado y concluido. Su llegada a España es muy inmediata", señaló el ministro, que precisó que, como establece el convenio hispano filipino sobre traslado de personas condenadas, para iniciar el trámite el mismo preso o su familia deben solicitar el traslado. Larrañaga fue condenado a la pena de muerte acusado del secuestro, violación y asesinato de dos hermanas en la ciudad de Cebú en 1997. Hijo del ex pelotari vasco Manuel Larrañaga y de Margarita González, asegura que estaba en Manila y no en Cebú el día del crimen, y denuncia que no se le dejó testificar en su defensa ni a él ni a una treintena de testigos. Larrañaga se benefició en 2006 de la decisión de Filipinas de abolir la pena de muerte. En mayo de 2007, España firmó con Filipinas un acuerdo sobre traslado de condenados que entró en vigor a finales de 2007. En Filipinas requería que el Ministerio de Justicia elaborase un reglamento de desarrollo previa autorización a través de una resolución conjunta del Congreso y del Senado del país asiático, que se aprobó el pasado tres de marzo. Según establece el acuerdo, "la condena se cumplirá conforme a las leyes del Estado de cumplimiento", lo que impedirá que Larrañaga cumpla más de 30 en prisión, ya que en España no existe la cadena perpetua. Larrañaga ya ha cumplido en Filipinas más de 10 años de su condena. El tratado deja claro que "sólo el Estado" que condenó al preso "podrá conceder el indulto, la amnistía o la conmutación de la pena o medida de seguridad conforme a su Constitución y a sus leyes". Sin embargo, "el Estado de cumplimiento podrá solicitar del Estado de condena la concesión del indulto, amnistía o la conmutación, mediante petición fundada". También fija que el Estado de condena "mantendrá jurisdicción exclusiva respecto de todo procedimiento, cualquiera que sea su índole, que tenga por objeto revisar la sentencia dictada".