Largas condenas para dos inmigrantes que querían atacar una base militar de EE.UU.

  • Nueva York, 29 abr (EFE).- Dos inmigrantes fueron condenados hoy a 33 años de prisión y a cadena perpetua, respectivamente, por conspirar para asesinar militares en una base del Ejército estadounidense en Fort Dix (Nueva Jersey), informaron hoy las autoridades de este país.

Largas condenas para dos inmigrantes que querían atacar una base militar de EE.UU.

Largas condenas para dos inmigrantes que querían atacar una base militar de EE.UU.

Nueva York, 29 abr (EFE).- Dos inmigrantes fueron condenados hoy a 33 años de prisión y a cadena perpetua, respectivamente, por conspirar para asesinar militares en una base del Ejército estadounidense en Fort Dix (Nueva Jersey), informaron hoy las autoridades de este país.

En un comunicado conjunto de la Fiscalía de Nueva Jersey, el Departamento de Seguridad Nacional y el FBI, se detalló que el juez de distrito Robert Kugler del Tribunal de Camden (Nueva Jersey, EE.UU.) condenó este miércoles al turco con ciudadanía estadounidense Serdar Tatar a 33 años de prisión.

Además estableció para Mohamed Shnewer, un taxista de origen jordano y residente legal en Estados Unidos, una condena de cadena perpetua.

Estas penas se suman a las de cadena perpetua establecidas el martes para Eljvir, Dritan y Shain Duka, tres hermanos albaneses que tenían un negocio de reparación de techos, aunque su residencia en este país era ilegal.

El juez considera que todos ellos, salvo Tatar, planeaban atentar de forma inminente contra la base de Fort Dix, tal y como sostenía la Fiscalía, que además aseguraba que sus actos estaban inspirados en directrices de Al Qaeda y que llegaron a comprar varios fusiles de asalto.

Los inculpados, que en el momento de su detención vivían en Filadelfia y tenían entre 23 y 30 años, fueron detenidos en mayo de 2007 en la localidad de Cherry Hill (Nueva Jersey), después de que dos de ellos acudieran a una cita con un colaborador del FBI con la intención de comprar armas que emplearían presuntamente en el atentado contra la base de Fort Dix.

Durante el juicio, sus respectivas defensas sostuvieron que los supuestos planes no eran más que ideas expresadas en alto, bajo la persuasión de dos informadores del FBI, que grabaron en secreto numerosas conversaciones con los acusados.

La Fiscalía presentó varios vídeos de corte militar y extremista en los que supuestamente se inspiraron los acusados.

El grupo había adquirido armas y se entrenaba en una zona montañosa del estado de Pensilvania, vecino a Nueva Jersey, con el objetivo de atacar el centro militar, según las autoridades estadounidenses.

Durante la investigación, que se inició en enero de 2006, se determinó que Shnewer vigiló la bases militares de Fort Dix y de Fort Monmouth, en Nueva Jersey, así como otra base aérea de Dover (Delaware) y el edificio de la Guardia Costera en Filadelfia.

Además, se dedujo que Tatar facilitó un mapa de Fort Dix y los Duka compraron y organizaron prácticas de tiro con armas cortas, y pretendían adquirir rifles de asalto AK-47 y del tipo M-16.

De acuerdo al relato del agente especial John Ryan, del FBI, un empleado de una tienda alertó en enero de 2006 a las autoridades de que le habían llevado un vídeo para hacer una copia en digital (DVD), cuyo contenido le parecía inquietante.

El vídeo, según Ryan, mostraba a diez hombres jóvenes disparando armas de asalto "en un estilo como de milicianos mientras llamaban a una 'yihad' (guerra santa) y gritaban en árabe 'Allah Akbar' (Dios es Grande), lo que dio lugar a que se iniciara la investigación sobre esas actividades.

Shnewer mostró a uno de los informantes infiltrados del FBI material audiovisual que guardaba en una computadora y entre otros documentos, lo que parece ser el testamento de al menos dos secuestradores involucrados en los ataques terroristas del 11 de septiembre de 2001 en EE.UU., así como imágenes y discursos del líder de Al Qaeda, Osama Bin Laden, y otros extremistas islámicos.

También le explicó que él y otros formaban parte de un grupo que planeaba atacar una base militar, en concreto Fort Dix y una base naval próxima, y que podían matar "al menos un centenar de soldados" utilizando lanzagranadas y otras armas.