Malestar en Irak por condena a un soldado de EEUU por violación

Malestar en Irak por condena a un soldado de EEUU por violación

Malestar en Irak por condena a un soldado de EEUU por violación

MAHMUDIYA, Irak (Reuters) - Los habitantes de la localidad iraquí en la que soldados estadounidenses violaron a una adolescente de 14 años y mataron a su familia se mostraron descontentos el viernes porque el soldado que dirigió al grupo recibirá la cadena perpetua en Estados Unidos y no la pena de muerte.

El ex soldado estadounidense Steven Green, de 24 años, será sentenciado a cadena perpetua después de que el jueves el jurado no consiguiera ponerse de acuerdo sobre si merecía la pena máxima, tal y como pedían los fiscales.

Hace dos semanas, el mismo jurado le declaró culpable de los asesinatos cometidos en 2006 en las afueras de la localidad de Mahmudiya, 30 km al sur de Bagdad.

"Lo que hizo el soldado americano es un acto terrorista, y se merece ser ejecutado", dijo Ahmed Samir Jaber, un mecánico de 27 años en su taller en este pueblo polvoriento al borde del desierto.

"El tribunal no ha hecho justicia. Si yo matara a una chica americana, un tribunal americano me habría ejecutado".

Según los fiscales, Green era el líder de una banda de cinco soldados que planeó el ataque, se vistieron de negro y violaron a Abeer Qasim Hamza al Yanabi. Luego la mataron a ella, a sus padres y a su hermana de seis años.

Cuando fue procesado, varios familiares pidieron la pena de muerte. El viernes ninguno pudo ser contactado.

La pena máxima es frecuente en Irak y en Oriente Próximo por delitos menores a los de Green. Al menos una docena de condenados han sido ejecutados este mes en Bagdad y hay unos 100 esperando la aplicación de la sentencia.

Los iraquíes señalaron que Estados Unidos también aplica la pena de muerte, y que la condena a Green esconde un doble rasero.

"Si esta niña y su familia fueran americanos, habrían sido ejecutados por este acto sucio. Esto no es justicia", lamentó Ali Mohsen al Fetlawi, de 37 años y dueño de un estudio de fotografía.

Alaa al Haribi, un funcionario de 35 años, afirmó que los iraquíes se sienten indefensos. "Rezamos para que le ejecutaran, pero no podemos hacer nada sobre su decisión porque el tribunal es americano", dijo.

Pero un habitante de Mahmudiya, el camionero Mahmoud Janabi, destacó que aunque la condena no es la que quería, enviará un mensaje contundente a las tropas estadounidenses.

"Estoy contento porque al menos otros soldados americanos verán esto y se lo pensarán dos veces antes de cometer actos similares".

CONDENAS

Tres los cuatro soldados que participaron en el ataque, que tuvo lugar después de una noche bebiendo alcohol y jugando a las cartas, se declararon culpables y el cuarto fue hallado culpable, todos en consejos de guerra. Recibieron sentencias que van desde los cinco a los 100 años de prisión, aunque podrían salir en libertad bajo palabra mucho antes.

Green fue dado de baja del Ejército con el rango de soldado raso por "problemas de personalidad". Los abogados de la defensa reconocieron que participó en el asesinato, pero afirmaron que sufría de estrés de combate debido a que presenció la muerte de algunos de sus camaradas y se le debía perdonar la vida.