Un dirigente del fútbol renuncia tras recibir una amenazas de muerte en Costa Rica

  • San José, 26 mar (EFE).- Joaquín Hernández, presidente de la Unión Nacional de Fútbol (Unafut), que rige la Primera División de ese deporte en Costa Rica, renunció al cargo luego de recibir amenazas de muerte, informaron hoy fuentes oficiales.

Un dirigente del fútbol renuncia tras recibir una amenazas de muerte en Costa Rica

Un dirigente del fútbol renuncia tras recibir una amenazas de muerte en Costa Rica

San José, 26 mar (EFE).- Joaquín Hernández, presidente de la Unión Nacional de Fútbol (Unafut), que rige la Primera División de ese deporte en Costa Rica, renunció al cargo luego de recibir amenazas de muerte, informaron hoy fuentes oficiales.

Hernández hizo pública su renuncia en la página de la Unafut aduciendo "razones personales", pero no explicó detalles y pidió respeto por su decisión.

Sin embargo, el jefe de la Dirección de Inteligencia y Seguridad (DIS), José Torres, declaró a la prensa local que fue informado de amenazas de muerte en contra del dirigente, aunque no se ha confirmado oficialmente si la dimisión tiene relación con ese hecho.

Torres comentó que recibió una llamada del presidente de la Federación Costarricense de Fútbol, Eduardo Li, quien le informó de las amenazas que había recibido Hernández y le pidió un consejo sobre qué hacer al respecto.

"Lo que le dije fue que presentara la denuncia ante el OIJ (Organismo de Investigación Judicial)", comentó el jefe de la DIS, quien aseguró desconocer el contenido de la amenaza de muerte.

Sin embargo, hasta el momento Hernández no ha presentado la denuncia oficial ante el OIJ.

Este hecho se presenta poco más de un mes después de que fuera asesinado a tiros el presidente del Puntarenas Fútbol Club de la Primera División de Costa Rica, Adrián Castro, mientras conducía su vehículo.

Las autoridades aún investigan ese caso y las principales sospechas indican que el asesinato fue perpetrado por sicarios ligados al crimen organizado.

Las investigaciones indican que el crimen fue cometido por dos encapuchados que viajaban en una motocicleta y huyeron rápidamente del lugar sin robar ninguna pertenencia de Castro y sin que hasta el momento hayan sido capturados.