Un jurado popular declara culpable a la mujer que mató a su madre en Mazarambroz (Toledo) de 26 hachazos

TOLEDO, 5 (EUROPA PRESS)

Un jurado popular declaró hoy culpable a Cristina S.H., de 33 años, de dar muerte de manera intencionada a su madre el 17 de febrero de 2007 en Mazarambroz tras propinarle 26 hachazos, después del acuerdo al que llegaron el abogado de la defensa y el representante del Ministerio Fiscal, por el que rebajaron la pena a 9 años de internamiento en un centro psiquiátrico penitenciario.

La defensa y el fiscal, tras alcanzar un acuerdo las pasadas semanas, renunciaron a que en la vista oral celebrada con jurado popular en la Audiencia Provincial de Toledo declarasen testigos, después de que la acusada aceptara los hechos y se mostrase de acuerdo.

A la hora de llegar a este acuerdo las partes, que han buscado un sentido terapéutico en la pena y no un castigo por los hechos acometidos por la acusada, han valorado una eximente incompleta por trastorno total en la víctima, y el fiscal ha desestimado el agravante de abuso de superioridad y de parentesco en la acusada, por su discapacidad reconocida.

Además, ambas partes mantienen la responsabilidad civil, por la que se le reclama a la acusada 30.000 euros de indemnización para el padre, y 12.000 euros para cada uno de los dos hermanos que tiene.

La acusada, que hace tres meses acudió a la Audiencia Provincial esta vez como víctima de una violación, a cuyo autor le condenaron a 4,5 años de prisión, ha pasado ya dos años y dos meses de su pena en los centros de Soto del Real y en Brieva (Ávila), donde ha permanecido en la enfermería, bajo vigilancia.

En declaraciones a los medios, el abogado de la Defensa señaló que la acusada, a la que a los 14 años se le diagnosticó un trastorno de personalidad, cuando ocurrieron los hechos tenía anorexia física y mental, cinco intentos de suicidio como precedentes, y consumía alcohol, cannabis y cocaína.

RELACIONES CONFLICTIVAS

Según el escrito de la Fiscalía, las relaciones entre la acusada y el resto de la familia eran conflictivas, con continuas discusiones con su madre por negarse a acatar una mínimas normas de convivencia, hasta el punto que en el año 1993, cuando la acusada contaba con 17 años, intentó agredir a su madre con una sartén.

Como consecuencia de las malas relaciones y los problemas que la acusada le causaba a su madre, ésta se encontraba en tratamiento psicológico. Asimismo, desde los 14 años a Cristina se le diagnosticó un trastorno límite de la personalidad, asociado a un consumo abusivo de cánnabis y de alcohol, a pesar de lo cual, hasta el día de los hechos la evolución fue desfavorable.

De este modo, dos días antes de los hechos, la acusada, acompañada de su madre y de su hermano, acudieron a la consulta un doctor, que propuso el ingreso de la acusada, ante lo cual se negó.

Como consecuencia, el día antes de los hechos tanto la acusada como su madre y su padre, discutieron por su negativa a ingresar, por lo que sus padres llamaron al psiquiatra de guardia para intentar convencerla de que ingresarla.

Tras la discusión con sus padres, Cristina S.H decidió marcharse de casa por lo que metió su ropa en bolsas y se acostó. El día de los hechos se levantó a las 11.00 horas, su madre no estaba en la vivienda y llamó la doctor Lobato para decirle que no iba a ingresar.

Entre las 13.00 y las 13.30 horas de ese mismo día, su madre, ya en su casa, se sentó en un sillón a leer, y la acusada, a verla, cogió un hacha de un taller que existía en la vivienda y le asestó un total de 26 hachazos a su madre que tuvo que ser trasladada al Hospital de Toledo donde falleció a las pocas horas por la gravedad de las heridas.