MADRID. BARBERO JUSTIFICA EL TEST PSICOTÉCNICO A POLICÍAS: “NO QUIERO POLICÍAS AUTORITARIOS”

MADRID|
El delegado de Salud, Seguridad y Emergencias del Ayuntamiento de Madrid, Javier Barbero, justificó este martes el polémico examen psicotécnico a los policías candidatos a formar parte de la Unidad de Apoyo a la Seguridad afirmando: “No quiero policías con un perfil autoritario”, aunque aclarando que personas de este tipo las hay de izquierdas y de derechas, por lo que rechazó que el test tuviera un sesgo ideológico.Lo hizo ante una pregunta de la portavoz del PP en la comisión del ramo, Inmaculada Sanz Otero, sobre los polémicos tests que incluían preguntas como si los padres tenían siempre razón cuando les regañaban de pequeños, si creen que la familia y la patria están por encima de todo o quiénes son más útiles a la sociedad, si los industriales y comerciantes o los intelectuales y artistas.Sanz Otero interpretó estas preguntas de un “test demencial” como una criba “ideológica” y preguntó si todos los ciudadanos, policías incluidos, tienen que “comulgar con la comuna y la tribu”, y acusó a Ahora Madrid de estar “anquilosados en un comunismo rancio” que “no pueden pretender que sea moralmente superior”. Le recriminó también a Barbero haber sobrecargado una unidad central eliminando la otra, con el consecuente sobrecoste en horas extra, y le exigió el cese del inspector jefe de la Policía, Andrés Serrano, también presente en la comisión.Barbero contestó que la evaluación psicotécnica ha de realizarse según la función que va a hacer la unidad, y que la de Apoyo a la Seguridad tiene que terner capacidad de solucionar emergencias no previstas, controlar las multitudes, reducir a los violentos e intervenir. “Pedimos que no haya un grado de autoritarismo”, explicó, justificando que el test se hizo según los estándares científicos que también aplica la Policía Nacional.Seguidamente, argumentó que esos criterios científicos correlacionan el autoritarismo con “una mayor disposición a usar la fuerza no como último recurso” y con la tendencia a “ceder ante la presión del grupo”, y manifestó con rotundidad: “No quiero policías con un perfil autoritario”.“Quiero una Policía democrática que sepa gestionar bien situaciones complicadas”, precisó más tarde; aclarando, eso sí, que “hay personas autoritarias de derechas y de izquierdas, no es una cuestión política, sino de personalidad”, por lo que desvinculó así el test de cualquier criba ideológica.