LA POLICÍA NACIONAL DETIENE EN SALOU A UN FUGITIVO IRLANDÉS RECLAMADO POR TRÁFICO DE DROGAS Y TENENCIA ILÍCITA DE ARMAS

MADRID|
La Policía Nacional ha detenido en un hotel de Salou (Tarragona) a G.H., nacido en Irlanda en 1982, en virtud de una Orden Europea de Detención y Entrega dictada por las autoridades de su país por tenencia ilícita de armas y tráfico de drogas.Según informó la Policía, la detención se ha llevado a cabo gracias al canal de cooperación policial internacional que a nivel europeo brinda la Red Europea de Equipos de Búsqueda Activa de Fugitivos (Enfast, por sus siglas en inglés) mediante el que se lleva a cabo el intercambio de información operativa relativa a casos de especial relevancia para los cuerpos policiales de los países integrantes de la mencionada plataforma, entre los que se encuentra la Policía Nacional Española, en calidad de socio fundador y Punto Único de Contacto.El equipo Enfast de la Policía de Irlanda cursó una solicitud a la Policía Nacional con la finalidad de localizar, detener y posteriormente entregar al fugitivo. La solicitud se basaba en un registro realizado en el vehículo de G.H. en el año 2013, en el que los agentes irlandeses encontraron dos pistolas con munición real y un fardo de cocaína.Los investigadores tuvieron conocimiento de que el fugitivo había abandonado territorio irlandés para dirigirse a España en mayo de 2016, haciendo uso de un pasaporte de su país de curso legal emitido bajo una identidad falsa.Las investigaciones se centraron entonces en la provincia de Málaga debido a las vinculaciones que presuntamente tenía con algún miembro de la familia Kinahan, un grupo organizado de origen irlandés con presencia en la Costa del Sol. Sin embargo, en el momento de proceder a su detención, G.H. arremetió con gran violencia contra los policías intervinientes y emprendió una huida desenfrenada, cruzando a la carrera los carriles de la autopista y logrando escapar de los agentes.A finales del pasado mes de julio se recibió una comunicación por parte de los servicios policiales irlandeses en la que situaban nuevamente a su familia en España, más concretamente en Reus, por lo que de manera inmediata se activó un operativo policial, formado por agentes del Grupo de Localización de Fugitivos Internacionales y de la Udyco de Barcelona, que logró averiguar que el fugado podría estar alojado con su familia en un establecimiento de hostelería de Salou, bajo una identidad falsa.Una vez confirmada la identidad del sujeto se solicitó la entrada y registro a la habitación en la que se alojaba, tras lo que agentes de los Grupos Operativos Especiales de Seguridad (GOES) adscritos a la Jefatura Superior de Cataluña, en una intervención coordinada con el resto de actuantes, procedieron a su arresto.