Presunto asesino de familia brasileña se entrega voluntariamente en España

ESP Madrid|

Un joven brasileño sospechoso de descuartizar a miembros de su familia en un atroz crimen regresó este miércoles a España para entregarse voluntariamente a las autoridades, indicó la Guardia Civil.

François Patrick Nogueira Gouveia, sobrino del hombre brasileño asesinado junto a su mujer y dos hijos pequeños, "se entregó de forma voluntaria a la Guardia Civil", informó el cuerpo policial en un comunicado.

El joven de 19 años llegó en un vuelo comercial proveniente de Sao Paulo al aeropuerto internacional de Barajas en Madrid a las 13H00 locales (11H00 GMT), donde fue detenido por las autoridades españolas, explicó un portavoz de la Guardia Civil.

Inmediatamente fue transportado a la comandancia del cuerpo en Guadalajara (centro), a cargo de la investigación del caso que ha concitado gran atención en España por lo macabro de sus circunstancias.

Gouveia es el principal sospechoso del asesinato de los cuatro miembros de la familia de Paraíba (noreste de Brasil), Marcos Campos Nogueira, su mujer Janaína Santos Américo, y los dos hijos de éstos, de uno y cuatro años.

Fueron encontrados sin vida el 18 de septiembre en un chalé de Pioz, una pequeña localidad de menos de 4.000 habitantes a 60 km al este de Madrid, luego de que un vecino alertara del mal olor que emanaba de la vivienda.

Los restos de las cuatro víctimas estaban metidos en bolsas de plástico, y los dos adultos, de 30 años, habían sido descuartizados. Los investigadores creen que el crimen pudo haber sucedido un mes antes del hallazgo.

Las autoridades tardaron poco en identificar a Gouveia como sospechoso, pero para entonces el joven ya había regresado a Brasil, el 20 de septiembre, luego de adelantar su billete de retorno apresuradamente.

Ésa es otra señal de su culpabilidad, según los investigadores de la Guardia Civil, que por lo demás ha afirmado tener "multitud de indicios razonables y pruebas indubitadas" de que Gouveia fue el autor material del crimen.

Según la geolocalización del teléfono móvil del sospechoso, éste estuvo en la casa de Pioz el día de los hechos, afirmó como ejemplo la semana pasada un funcionario del Gobierno en la región de Castilla-La Mancha.

Por otro lado, no hay indicios de que haya actuado con algún cómplice o que el joven haya tenido relación alguna con el crimen organizado, según los investigadores.

La cancillería española había pedido a las autoridades brasileñas la detención e ingreso en prisión preventiva del sospechoso, a sabiendas de que el tratado bilateral de extradición no contempla que Brasil entregue a sus nacionales.

De allí que el viaje voluntario a España de Gouveia se lograra tras "una serie de conversaciones" entre la Guardia Civil y el abogado del joven, según el portavoz de la institución armada.

Con un perfil marcado por su "egoísmo", su "narcisismo" y su "falta de apego a la vida humana", según los investigadores, Gouveia tiene un pasado violento, ya que agredió a un profesor en su país.

La Guardia Civil no ha querido aventurar hipótesis sobre el móvil, aunque la prensa española ha especulado con que podría tratarse de un crimen pasional, en base a declaraciones de la familia de la mujer asesinada.

Goveia había vivido cuatro meses con la familia asesinada en la localidad de Torrejón de Ardoz, muy cerca de Madrid, donde Marcos Campos y los suyos residieron antes de mudarse a Pioz.

El joven habría seguido viviendo en aquella ciudad.

Luego de declarar ante la Guardia Civil, Goveia será puesto a disposición del juzgado que instruye el caso en Guadalajara, posiblemente el viernes, agregó el portavoz del cuerpo.