Turquía suspende a otros 191 jueces y fiscales por sus presuntos lazos con el golpe de estado fallido


  • Más de 3.600 jueces y fiscales han sido cesados hasta la fecha desde la intentona golpista, que se saldó con 248 muertos y cerca de 2.200 heridos.

  • El 22 de noviembre, las autoridades cesaron a otros 15.700 funcionarios, policías y militares.

Erdogan, el hombre que desprecia la democracia y quiere ser Sultán

Erdogan, el hombre que desprecia la democracia y quiere ser Sultán

Las autoridades de Turquía han suspendido a 191 jueces y fiscales en el marco de una investigación en torno a sus presuntos lazos con el clérigo Fetulá Gulen, al que Ankara acusa del intento de golpe de Estado de julio.

Según las cifras recogidas por la agencia estatal turca de noticias, Anatolia, más de 3.600 jueces y fiscales han sido cesados hasta la fecha desde la intentona golpista, que se saldó con 248 muertos y cerca de 2.200 heridos.

El 22 de noviembre, las autoridades cesaron a otros 15.700 funcionarios, policías y militares por sus supuestos vínculos con el intento de golpe de Estado, según un decreto oficial.

El decreto anunció además el cierre de más de 550 instituciones, 18 organizaciones caritativas y nueve medios de comunicación.

El documento fue publicado apenas unos días después de que el ministro de Defensa de Turquía, Fikri Isik, cifrara en 20.000 los miembros de las Fuerzas Armadas cesados desde el intento de golpe.

El presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, ha acusado insistentemente en los últimos años a Gulen de urdir un plan para echarle del poder valiéndose de sus simpatizantes en todos los estamentos del Estado.

La campaña contra Gulen y sus seguidores del movimiento Hizmet se inició después de la apertura de una investigación por corrupción contra varios ministros del Gobierno de Erdogan en diciembre de 2013.

En respuesta, Erdogan acusó a Gulen de promover su derrocamiento a través de una 'estructura paralela' integrada por miembros del aparato judicial y las fuerzas de seguridad que eran afines a Hizmet.

Pese a que el clérigo ha condenado desde Estados Unidos la asonada y ha pedido una investigación sobre los hechos, las autoridades turcas insisten en que fue él el principal responsable de lo ocurrido.