Absuelto un mosso al no acreditarse que pateó a un joven en la huelga general de 2012

Absuelto un mosso al no acreditarse que pateó a un joven en la huelga general de 2012

Absuelto un mosso al no acreditarse que pateó a un joven en la huelga general de 2012

Las "fisuras" del relato impiden avalar la versión de la víctima y de una testigo

BARCELONA, 25 (EUROPA PRESS)

La Audiencia de Barcelona ha absuelto a un agente de los Mossos d'Esquadra acusado de haber dado una patada y romper el fémur a un joven durante una manifestación en la huelga general del 29 de marzo de 2012, al no acreditarse la supuesta agresión por la que se enfrentaba a un año de cárcel.

En la sentencia, recogida por Europa Press, la Sección Segunda de la Audiencia considera que las declaraciones en juicio del joven, Manuel B., y de una testigo tienen "fisuras que impiden dotar a sus testimonios de mayor credibilidad" que a la del policía acusado, Alberto C., y de sus compañeros que coincidieron en que la agresión no se produjo.

"Sorprende que una persona que hubiera sido agredida por un agente de la policía tarde unos seis meses en denunciar tal hecho", sostiene el tribunal, que también resalta, literalmente, el evidente confusionismo en el relato de la testigo sobre la identidad del supuesto agresor.

Los hechos sucedieron sobre las 14.15 horas del 29 de marzo de 2012 en el cruce de paseo de Gràcia con Aragó, en el centro de Barcelona, durante una manifestación en la que participó el joven, que también ha sido absuelto en la causa, en su caso de una supuesta falta de orden público.

Manuel B. estaba junto a un grupo de unas 15 personas que colocaban vallas en la calle --sin que quedase acreditado que el acusado participase-- cuando se produjo una carga de los antidisturbios que desperdigó a los manifestantes.

EL JUICIO

En su huida, el joven cayó al suelo y el mosso, de paisano, aprovechó para inmovilizarlo y detenerlo, tras lo que el manifestante se fracturó el peroné "sin que haya quedado acreditado que la indicada fractura fuese ocasionada por una fuerte patada" ni que le hubiese golpeado la cara.

En el juicio, celebrado el 7 de abril, el mosso acusado y dos compañeros que estaban con él aseguraron que la supuesta agresión no se produjo, frente a la versión de la testigo que dijo al tribunal que vio cómo el policía le dio una patada y lo tiró al suelo, aunque luego no pudo ver nada más porque salió corriendo.