Aplazan hasta el 8 de mayo el juicio contra un presunto corruptor de menores en Granada a falta de un testigo

GRANADA, 30 (EUROPA PRESS)

El juicio contra el profesor de Informática acusado del delito de corrupción de menores por contactar a través de internet con varios niños a los que supuestamente conoció haciéndose pasar por una niña ha sido aplazado hasta el próximo 8 de mayo a falta de un testigo que hoy no acudió a la vista y que el fiscal considera fundamental al tratarse del agente encargado de la instrucción de las diligencias.

En la sesión de hoy, que inicialmente iba a ser la última, declararon dos hermanos que en el momento de los hechos, en 2005, tenían 10 y 12 años y que, al igual que los menores que testificaron ayer, coincidieron en que conocieron al procesado, que se enfrenta a 48 años de prisión, en una página web de juegos 'on-line', donde se hizo pasar por una chica.

A partir de ahí inició conversaciones con los niños a través del 'Messenger', en los que les ofrecía créditos gratis para jugar a cambio de que hicieran caso a sus proposiciones, que movieran las piernas haciendo "tijeritas" delante de la 'webcam' o que se pusieran ropa deportiva para enseñársela. Delante de ninguno de los dos, según dijeron, se desnudó el acusado, algo que sí aseguraron los tres menores que declararon ayer.

Los padres de los niños, de Valencia, denunciaron los hechos en mayo de 2005, cuando le encontraron en el ordenador las conversaciones que ellos habían mantenido, que quedaban registradas. Entonces "nos asustamos muchísimo al leer esas barbaridades", indicó la madre, que, a través de videoconferencia, explicó al tribunal que las expresiones "más fuertes" las dirigía hacia el más pequeño el acusado, identificado en el 'Messenger' como moi_compi.

Su hijos, según mantuvo, se sintieron coaccionados por este hombre, que les amenazaba con introducirles un virus o hacerles llegar una factura del móvil de gran cuantía si contaban en qué consistía su relación, hechos por los que han tenido que recibir tratamiento psicológico.

Similar testimonio ofreció otro de los menores con el que supuestamente el acusado contactó, también a través de una página de juegos y haciéndose pasar por una niña. El niño, de Málaga y que entonces tenía 11 años, recibió varias recargas de hasta 20 euros en su teléfono móvil, a cambio de que conectara su 'webcam' y se vistiera con la equipación de fútbol. Después de contarle las conversaciones que mantenía con el inculpado a su hermana, el padre decidió denunciarlo, en abril de 2005.

También dieron hoy su versión al tribunal dos niños más, un niño y una niña, compañeros de colegio de uno de los menores que declaró ayer. Según aseguraron, se conectaron al 'Messenger' y hablaron con su amigo, aunque se dieron cuenta de que quien usaba el correo electrónico no era él, sino otra persona. De hecho, según explicó ayer ese niño, también de Málaga, el procesado le cambió la contraseña del correo porque él se lo pidió, pero luego el acusado se quedó con esos datos para suplantar su identidad y contactar con otros niños.

Los policías que practicaron el registro del domicilio y del despacho de la Facultad de Informática de la Universidad de Granada del inculpado indicaron que éste se mostró nervioso pero "colaborador" en todo momento. Se le intervinieron entonces cintas de vídeo, discos informáticos, fotos de menores y una CPU de su ordenador.

El profesor, acusado de seis delitos de corrupción de menores y de otros seis de coacciones, reconoció en la sesión de ayer haber entrado en contacto con los menores, si bien aseguró que lo hizo a través de una página de juegos 'on-line' y que sus conversaciones a través del correo electrónico o 'Messenger' tenían el objetivo de "sincronizarse" con los menores, para jugar a la vez en esa web.

Negó "taxativamente" haber recargado los móviles de los niños, haberse desnudado delante de ellos, haberles amenazado o hecho propuestas indecentes, e incluso tener inclinaciones homosexuales o pederastas. Sin embargo, admitió haber escrito "expresiones desafortunadas", algunas en tono "jocoso", pero ninguna, según dijo ante el tribunal, "con sentido sexual ninguno".

En la inspección que practicaron los agentes a su ordenador tras ser denunciado por los seis menores, se encontraron vídeos de contenido pedófilo, fotografías y relatos en inglés de pornografía infantil, según testificó uno de los policías que redactó el informe. Sin embargo, el acusado atribuyó poseer muchos de esos archivos por habérselos descargados junto a otros "en bloque" y aludió a la "ficción" de los relatos encontrados.

El juicio concluirá previsiblemente el próximo 8 de mayo, con la exposición de informes y conclusiones de las partes, una vez que, a través de videoconferencia, se le tome declaración al instructor de las diligencias, que se encuentra actualmente en Bruselas.