ÚLTIMA HORA La juez decreta prisión incondicional para Sandro Rosell y su presunto testaferro

Una cadena de ataques contra la Policía en Guatemala deja dos muertos, nueve heridos y 11 detenidos


MADRID|

((Esta noticia sustituye a la anterior por un error en el balance de heridos))

Dos agentes de la Policía Nacional Civil (PNC) de Guatemala han muerto este lunes en una serie de ataques llevados a cabo contra los efectivos de seguridad apenas horas después de que las autoridades pusieran fin a un motín en un correccional juvenil que se saldó con la muerte de dos de los monitores del centro.

La PNC ha anunciado a través de sus redes sociales la detención de un miembro de la mara Barrio 18 identificado como Elías Eduardo Ajanel Domínguez, a quien han acusado de ser el responsable del ataque que tuvo lugar en la Segunda Avenida y la Calle Seis en la zona 12 de la capital, el primero de todos, que se saldó con un agente fallecido y tres heridos.

Las autoridades han señalado que un total de nueve comisarías han sido atacadas en Ciudad de Guatemala, asaltos en los que ocho agentes y un civil han resultado heridos, si bien no han dado detalles acerca de cada uno de ellos.

Tras una serie de persecuciones, la Policía ha detenido a un total de 11 personas. Previamente, habían anunciado la detención de siete integrantes de la Barrio 18.

Además, se han incautado de tres vehículos, una motocicleta, cuatro pistolas y dos fusiles.

Todos estos incidentes han tenido lugar horas después del rescate de los cuatro monitores que quedaban dentro del correccional Centro Juvenil Etapa 2 de San José Pinula, a unos 20 kilómetros de Ciudad de Guatemala, en el que tuvo lugar este fin de semana un motín que acabó con otros dos monitores asesinados por los propios internos.

Tras una negociación de unas 30 horas por parte de un equipo de trabajo integrado por miembros de la Secretaría de Bienestar Social de la Presidencia (SBS), la Procuraduría General de la Nación (PGN), la Procuraduría de los Derechos Humanos (PDH), la Policía y representantes de Naciones Unidas, el motín ha llegado a su fin con el rescate de los cuatro monitores restantes, según ha informado la Agencia Guatemalteca de Noticias (AGN).

Los internos, amotinados desde el domingo, exigen mejoras en las condiciones de internamiento. El incidente comenzó el domingo por la mañana tras la visita de los familiares de los niños, adolescentes y jóvenes, cuando los reclusos tomaron el control del centro y plantearon sus exigencias, que incluyen el traslado a este centro de miembros de la mara Barrio 18.

El Centro Juvenil no contaba con las condiciones adecuadas para alojar a menores y su cierre fue ya ordenado en 2016 por una juez, pero la orden no fue cumplida por la Secretaría de Bienestar Social, la misma de la que depende el centro de acogida Hogar Seguro Virgen de la Asunción de San José Pinula, donde el pasado 8 de marzo murieron 40 niñas en un incendio cuando estaban encerradas bajo llave. Las niñas habían denunciado abusos.

La orden judicial constata las condiciones infrahumanas en las que vivían los adolescentes, que dormían en el suelo, hacinados muy cerca de los baños. Además se certificaron abundancia de afecciones gastrointestinales en los internos.