CEP destaca que al menor abandonado durante 17 días en Córdoba "no le pasara nada" y alaba la labor policial

CÓRDOBA, 19 (EUROPA PRESS)

El secretario general de la Confederación Española de Policía (CEP) en Córdoba, Fernando Ramón Calderón, afirmó hoy que "ha habido mucha suerte de que no le haya ocurrido nada" al niño de seis años abandonado por sus padres durante más de dos semanas en su domicilio de la capital cordobesa, y alabó al respecto la acción policial.

En declaraciones a Europa Press, Calderón subrayó el hecho de que "a lo largo de 17 días ese niño ha estado solo en un piso", en la calle Fernando IV, con vigilancia esporádica de los vecinos y alimentado por éstos y el dueño de un bar cercano, "deambulando sin protección, no ya sólo por la calle, sino en un piso, en donde los peligros para un menor, sin la vigilancia de adultos, están por todas partes, en los enchufes, en el gas o en las ventanas".

Es decir, "un niño de seis años estuvo viviendo durante 17 días en una situación de riesgo, y gracias a la suerte y a que un ciudadano dio aviso a la Policía no ha ocurrido nada irreparable, aunque ya tendría que haber llamado la atención antes en la zona la situación en la que se encontraba este niño, al que le ha salvado una llamada telefónica y la buena labor conjunta realizada por la Policía Nacional y la Policía Autonómica".

En este punto, el líder sindical policial recordó que el protocolo de actuación establecido ante posibles situaciones de menores en riesgo o en desamparo determina, como ocurrió en este caso el pasado sábado, que, en primer término, intervienen funcionarios del Cuerpo Nacional de Policía que, posteriormente, dejan al menor en cuestión en manos de la Unidad de la Policía Nacional adscrita a la Junta de Andalucía.

A tenor de lo sucedido, Calderón exigió "que se adopten, en el ámbito judicial, las medidas más duras contra los principales responsables de un hecho como éste, que según parece son los familiares", ya que la madre, de nacionalidad marroquí, se fue a su país de origen con otro hijo, de siete años, dejando solo al hijo menor, supuestamente al cargo de los vecinos y de un compatriota al que subarrendó una habitación en el mismo piso. El padre, por su parte, de nacionalidad española, ya estaba fuera de la ciudad y, aunque según los vecinos fue avisado de que su hijo estaba solo, rehusó hacerse cargo del mismo.