Desarticulada en Valencia una red internacional acusada de tráfico ilegal con indios y pakistaníes

VALENCIA, 18 (EUROPA PRESS) Agentes de la Unidad (Ucrif) de la Jefatura Superior de Policía de Valencia han desarticulado una organización internacional por su presunta relación con el tráfico ilegal de ciudadanos indios y pakistaníes mediante la falsificación de documentación, y han detenido a 15 personas por su presunta relación con estos hechos, según informaron en un comunicado fuentes de este Cuerpo. Los detenidos, la mayoría de origen indio y pakistaní, supuestamente formaban parte de una red dedicada al favorecimiento de la inmigración clandestina de ciudadanos de origen pakistaní e indio, estructurada de forma piramidal y extendida por diferentes países. Entre ellos se encuentran dos mujeres, de 22 y 25 años, y 13 hombres de entre 25 y 57 años. Su objetivo consistía en la captación de personas en los países de Pakistán y la India para, con el apoyo de otras personas distribuidas en distintos países del área Schengen, introducirlas ilegalmente en Europa. En concreto, uno de los sospechosos se encontraba en España y su misión era darles una cobertura legal, utilizando la falsificación documental y la usurpación de identidades de otros compatriotas legales. Durante las investigaciones, abiertas en 2007, los policías identificaron a los máximos responsables de la organización en España, y los localizaron en la provincia de Valencia, donde también estaban ubicados los conocidos como 'pisos patera', en los que los responsables hacinaban a sus víctimas hasta que conseguían la documentación falsificada. Los detenidos financiaban todas estas operaciones con el dinero que recibían desde Pakistán y la India por parte de los familiares de las personas que conseguían alcanzar su destino, adquiriendo así una deuda económica con la organización. Los policías averiguaron, además, que la organización conseguía las documentaciones de dos formas, o bien falsificándolas en España, o bien adquiriéndolas en el mercado negro de pasaportes previamente sustraídos incluso en distintos países. Esta organización, en los países de origen, tenía a personas encargadas de captar a 'clientes' que reclutaban, bajo engaño ante la promesa de un futuro mejor, aprovechándose de la precaria situación en la que vivían. La organización contaba con dos vertientes de actuación. La primera, la encargada de obtener la documentación necesaria para trasladar a estas personas desde su lugar de origen hasta su destino, para lo que contaba con integrantes dedicados a las falsificaciones de pasaporte, tarjetas de residencia del país de origen, visados Schengen, o lo que necesitaran, siendo copias obtenidas de gran calidad. Otra parte de la organización era la encargada del transporte de las personas, lugares de alojamiento y las rutas a seguir, tendiendo previstas rutas alternativas por diferentes países para no levantar sospechas. Una vez en España, los detenidos alojaban a las personas 'captadas' en locales preparados a tal efecto, así como en los propios domicilios que tenían los componentes de la organización. Los documentos que presuntamente falsificaban para obtener los permisos de residencia por arraigo consistían en certificados de empadronamiento, ofertas o contratos de trabajo. Finalmente, tras identificar a los máximos responsables y teniendo localizados los domicilios utilizados para sus actividades, la pasada semana se estableció un dispositivo policial que culminó con la detención de 15 personas en sus domicilios, situados, tres de ellos en Valencia, uno el Aldaia y otro en Meliana, así como en un locutorio de Valencia, en los que realizaron los pertinentes registros. En los registros, los agentes intervinieron 14 ordenadores; tres impresoras; cinco pantallas de plasma y un escáner multifunción; cuatro visados de Canadá en blanco y una plancha de silicona de 50 centímetros; cinco sellos de organismo oficiales del Estado y uno de una empresa; más de 60 fotocopias de pasaportes indios y pakistaníes; 20 pasaportes Indios y Pakistaníes, así como pasaportes de distintos países de la Unión Europea; diversas cartillas bancarias y fotocopias de tarjetas de Residencia. Del total de los detenidos, ocho pasaron a disposición judicial, mientras que el resto quedó en libertad tras ser oídos en declaración.