Detenciones en Londres mientras siguen las movilizaciones

LONDRES (Reuters) - La policía irrumpió en dos casas ocupadas en el este de Londres el jueves y detuvo a 80 sospechosos de llevar a cabo actos de violencia en los alrededores del Banco de Inglaterra, mientras seguían registrándose nuevas protestas, esta vez pacíficas, con motivo de la cumbre del G-20.

Unas 90 personas fueron arrestadas el miércoles por la noche tras repetidos enfrentamientos con la policía en la City.

La policía dijo que los detenidos en las casas ocupadas serían liberados de inmediato si no estaban implicados en las protestas.

También se esperaban más episodios violentos en torno a la cumbre económica mundial el jueves, pero a primeras horas de la tarde apenas 400 personas se habían reunido para manifestarse contra la pobreza, la guerra y un sistema financiero que dicen que ha fallado a la gente de a pie.

Los manifestantes portaban carteles y banderas en una protesta afable y bulliciosa cerca del centro Excel donde los dirigentes de las principales economías y los países emergentes estaban reunidos para acordar una respuesta a la peor crisis económica mundial desde la década de los años 30.

Los manifestantes llevaban coloridos carteles y cantaban contra las guerras de Irak y Afganistán, el conflicto en Etiopía y la codicia a la que muchos culpan de la crisis económica.

"Acabemos con todas las armas nucleares, sí, podemos", dijo uno. "No pagaremos por su crisis", rezaba otro.

La seguridad por la reunión de los dirigentes mundiales, entre los que está el presidente estadounidense, Barack Obama, era intensa. Muchas carreteras cercanas al centro de la reunión permanecían cerradas y lanchas de la policía patrullaban las vías fluviales cercanas.

"No estamos al tanto de ningún arresto en el Excel esta mañana, hasta ahora, así que está relativamente tranquilo, pero por supuesto que es pronto", dijo un portavoz de la Policía Metropolitana.

Las calles cercanas al centro de conferencias en el este de Londres permanecían tranquilas, y muchos residentes eligieron quedarse en casa durante el día.

En el cercano distrito financiero de Canary Wharf, los trabajadores llegaron a sus oficinas en vaqueros y camisetas, evitando llevar bolsas y ropa con ningún logo de su compañía.

El miércoles, un manifestante murió en una calle aledaña al Banco de Inglaterra y la Comisión Independiente de Quejas Policiales dijo que investigaría las circunstancias.

El hombre se desvaneció y fue hallado en el suelo tras un enfrentamiento entre policías y manifestantes y no parecía haber resultado herido. Una fuente policial dijo que era probable que el hombre hubiera muerto por causas naturales pero que era necesario un análisis post mortem.