Detenida en Madrid la cúpula de una banda que se dedicaba a la piratería audiovisual y musical

MADRID, 25 (EUROPA PRESS)

Agentes de la Policía Nacional y Municipal han desmantelado en la capital a un grupo organizado dedicado a la piratería audiovisual y musical en una operación en la que fueron detenidos los dos presuntos cabecillas, Ousmane F., de 23 años, e Ibrahima D., de 27 años, según informó la Jefatura Superior de Policía de Madrid.

Esta investigación, dirigida por el Grupo XXIII de la Unidad de drogas y crimen organizado (UDYCO) en colaboración con la Unidad Central de Seguridad I de Policía Municipal, se gestó hace más de tres meses. Por aquel entonces, los policías tuvieron conocimiento de que en el centro de la capital operaba una organización "perfectamente estructurada y asentada" que se encargaba de suministrar copias ilegales de películas y de discos de música a los 'mochileros', quienes vendían finalmente los soportes ópticos en las vías públicas, no sólo de Madrid sino también del resto de la Comunidad.

A partir de estas informaciones, los agentes montaron un dispositivo para la identificación y localización de los principales líderes de la banda, dando como resultado la detención de los presuntos responsables de la organización.

En la operación participaron más de 20 agentes, y desde el inicio de las pesquisas tuvieron que sortear numerosos obstáculos debido a que los sospechosos extremaban las medidas de seguridad con lo que se complicaban las vigilancias.

El grupo se encontraba totalmente organizado y las tareas se hallaban perfectamente delimitadas. Uno era el responsable del piso y entre sus funciones destaca la de proporcionar la mercancía a los 'mochileros' o encargarse del 'estuchado'. Además, también realizaba los pedidos y gestionaba la contabilidad.

Por otra parte, su compinche actuaba como un agente comercial. Así, recepcionaba por fax la relación de los títulos y las cantidades, transportaba las copias de los soportes ópticos y las carátulas al piso de venta y, finalmente, cobraba en efectivo. Gracias a estas labores, la organización habría logrado adueñarse de una importante cuota de este mercado ilícito en el centro de Madrid.

En el posterior registro de la vivienda de los detenidos, los agentes comprobaron que el piso disponía de una estantería central donde se exponían las novedades y los más vendidos, y que una de las habitaciones estaba preparada únicamente para la música, en tanto que otro cuarto alojaba las películas.

Todas las copias estaban colocadas ordenadamente por autores, según la nacionalidad, el tipo de música o los diferentes géneros. De este modo, imitaban los expositores de los grandes centros comerciales.

Por último, los policías confiscaron en la vivienda 12.780 dvd's de películas, 8.267 cd's musicales, 2.440 carátulas, 100 estuches de plástico, 720 euros, cuadernos de contabilidad y documentos-catálogo con relación de títulos y cantidades.