Detenida una banda de atracadores cuando se dirigía a robar una joyería de Parla (Madrid) a bordo de una motocicleta

MADRID, 11 (EUROPA PRESS) Agentes de la Policía Nacional han detenido a los cuatro miembros de un grupo organizado al que se atribuyen tres asaltos a sucursales bancarias de Alicante y Madrid. En el momento de la detención, los atracadores se dirigían, a bordo de una motocicleta, a perpetrar otro robo en una joyería de la localidad madrileña de Parla. Según informó la Policía en un comunicado, la red estaba asentada en Málaga y compuesta por un ciudadano ecuatoriano y tres individuos de nacionalidad argentina, entre los cuales se encontraba una mujer, quienes fueron arrestados tras salir de sus domicilios para atracar una joyería. Los agentes han intervenido la motocicleta sustraída que utilizaba para cometer los hechos delictivos y cuatro armas de fuego. La operación se inició en el último trimestre de 2008, cuando los investigadores tuvieron conocimiento de un grupo de delincuentes, en su mayoría de origen argentino, dedicado a los robos con violencia en la provincia de Alicante. Tras cometer sus dos primeros robos el pasado mes de octubre en sucursales bancarias de San Vicente de Raspeig y Torrevieja, la Guardia Civil consiguió detener a uno de los integrantes del grupo. Entonces, el resto de la banda, con el líder A. F. a la cabeza, se asentó en Málaga, desde donde se desplazaban a Madrid para preparar nuevos asaltos. La organización contaba en la capital con una vivienda en la que ocultaban armas de fuego y otras herramientas útiles para la ejecución de los atracos y donde se reunían para tramar nuevos planes delictivos. Los miembros robaron una motocicleta que les servía de huída tras la comisión de los asaltos, y que podrían haber utilizado en el que perpetraron en una sucursal bancaria en noviembre. DESISTIERON EN UN PRIMER INTENTO Los agentes descubrieron el nuevo golpe que preparaba el grupo y que tenía por objetivo una joyería de la madrileña localidad de Parla. Unos días antes de la fecha prevista para cometer el robo, accedieron al establecimiento para comprobar sus medidas de seguridad haciendo pasar por compradores. Días después se desplazaron hasta las inmediaciones del comercio a bordo de la motocicleta, pero desistieron por la presencia de varios clientes en el interior y de una patrulla policial en la zona. Sin embargo, dejaron estacionada la motocicleta robada muy cerca de la joyería, por lo que los policías sospecharon que volverían en otro momento a cometer el robo. Tras establecer un dispositivo alrededor de sus domicilios y del establecimiento, los agentes procedieron a su detención y a la incautación de dos armas de fuego, prendas para cubrir sus rostros, pegamento para impregnar las yemas de los dedos y no dejar huellas, un martillo para romper las vitrinas y bridas para maniatar a los empleados. Los detenidos son dos hombres y una mujer, nacidos en la ciudad de Córdoba (Argentina), y un ciudadano ecuatoriano, de entre 29 y 33 años de edad. Se les atribuye la comisión de tres robos con violencia y otro más en tentativa, así como un delito de robo de uso de vehículo a motor y de tenencia ilícita de armas. La operación ha sido realizada por la Brigada de Crimen Organizado de la UDYCO Central, en colaboración con los Grupos de Atracos de la Jefatura Superior de Policía de Madrid y de la Comandancia de la Guardia Civil de Alicante.