Detenidas 24 personas por robo de medicamentos en Gran Canaria y cuyo fraude puede ascender a 800.000 euros

Destacan valium, medicamentos para asma, jeringas de hormona del crecimiento y vacunas intervenidas fuera de nevera

LAS PALMAS DE GRAN CANARIA, 20 (EUROPA PRESS)

La Policía Nacional ha detenido a 24 personas por presuntos delitos de hurto continuado, receptación, asociación ilícita y un delito contra la salud pública en la investigación de una trama delictiva "sumamente organizada" que venía sustrayendo medicamentos, vacunas y todo tipo de productos de farmacia de gran valor económico en la Cooperativa Farmacéutica Canaria (Cofarca). El fraude podría superar los 800.000 euros.

Así lo anunció hoy en rueda de prensa en la capital grancanaria acompañada por la jefa superior de Policía de Canarias, Concepción de Vega, y otros mandos policiales, la delegada del Gobierno en las islas, Carolina Darias, que informó de que los hechos fueron denunciados por Cofarca, industria farmacéutica de gran relevancia en las islas, en relación a un grupo de trabajadores que, de forma continuada, han sustraído por diversas vías tanto medicamentos como sus códigos o precintos.

Agentes del Grupo de Delitos Patrimoniales de la Brigada Provincial de Policía Judicial de Las Palmas realizan desde el pasado 15 de abril la denominada 'Operación Lyrica' --nombre de un medicamento antiepiléptico--, que se encuentra en su tercera fase y aún queda una cuarta, que durará "muchos" meses y en la que se solicitará la colaboración de la Dirección General de Farmacia del Servicio Canario de Salud para recabar información "sobre el número bastante ingente de recetas con las que se ha producido esta forma de intervención", indicó De Vega, que apuntó que "hasta ahora se han interceptado más de un centenar de recetas selladas por facultativos médicos, pero eso no implica que estos estén implicados".

La investigación ha permitido aportar que el destino de los medicamentos eran distintos puntos de venta como son farmacias de la capital y del extrarradio, así como entregas a particulares cuando les son requeridos, obteniendo en contraprestación un desabastecimiento en la empresa, además de generar cuantiosas pérdidas económicas a la misma, habiendo sido hasta la fecha denunciado un fraude constatado superior a los 122.000 euros, que podría superar en último término los 800.000 euros.

El pasado 15 de abril arrancó la primera fase del operativo con la detención de seis trabajadores de Cofarca, presuntos "cabecillas" de la trama, y con la práctica de siete registros domiciliarios, que motivó la intervención de medicamentos por un importe superior a 130.000 euros de importe de venta al público que los arrestados almacenaban en sus domicilios, perfectamente separados por marca y dispuestos en embalajes de la propia cooperativa para su ilícita distribución. Se intervinieron a su vez 35.000 euros que los detenidos escondían en sus casas, según explicó el inspector Eduardo Belda.

Además, en la casa de uno de los detenidos se intervinieron más de 150.000 euros. Igualmente, uno de los encartados fue detenido cuando se disponía a efectuar una entrega de medicamentos por valor de 13.000 euros, preparados para su entrega inmediata, con el agravante de portar "en su maletero vacunas que precisan cadena de frío", pero estaban fuera de nevera "con el consiguiente riesgo para la salud de los usuarios", según De Vega.

Con posterioridad se procedió a la detención de otras 18 personas por su colaboración en la trama para la sustracción de medicamentos, dando paso a la segunda fase de la operación.

"PRUEBAS EVIDENTES"

Entre los 18 detenidos se encuentran trabajadores de Cofarca, familiares, visitadores médicos y un farmacéutico, habiendo reconocido la mayoría su implicación en los hechos denunciados ante "la evidencia de las pruebas recabadas" durante varios meses de investigación bajo la instrucción del juez del Juzgado de Instrucción número 6 de Las Palmas de Gran Canaria.

Además, según la Policía, se ha podido constatar la existencia de dos tramas que cuentan con un número importante de empleados de la cooperativa que, de una manera u otra, han colaborado y prestado su participación para el desvío de medicamentos y otros productos almacenados.

Las actividades desarrolladas por una de las tramas consiste en distraer medicamentos almacenados en distintas dependencias de la cooperativa, en su mayoría ubicados en el departamento de Especialidades. Para ello en un primer momento se elaboraba una lista con aquellos medicamentos que era necesario recopilar. Se infiere que dicha lista nace de las necesidades que otras farmacias tienen de dichos productos para su stock de venta y que serían los que, siguiendo el cauce legal, tramitarían a través del correspondiente pedido.

OCULTOS BAJO UNA DE LAS ESTANTERÍAS DEL ALMACÉN

Los medicamentos que se incluyen en la referida lista surgen del previo contacto entre un representante médico y los responsables de las farmacias implicadas. Mediante ese representante se realizan los pedidos correspondientes vía fax o sms y a raíz de ahí se elaboran unas listas en las que se recogen los medicamentos que es necesario apropiarse. Para ello y utilizando empleados de la empresa, se iba haciendo acopio del total de medicamentos que generalmente se ocultaban en una caja bajo una de las estanterías del almacén del departamento de especialidades, dando salida diaria a los pedidos paralelos.

Una vez que las cajas están completas se sacan "con disimulo" del almacén siendo transportadas hasta el domicilio del jefe de esta trama, quien las mantenía ocultas en el garaje de su vivienda.

Posteriormente, se preparaba la entrega de la referida caja llena de medicamentos a la farmacia en cuestión a cambio de la cantidad económica estipulada, por debajo de su valor, aproximadamente a un 60 por ciento del mismo.

De igual manera se ha constatado en otra de las ocasiones que algún medicamento que se ha hecho llegar a las farmacias pudiera estar caducado, con el consiguiente riesgo que ello pudiera ocasionar en la salud de las personas que los pudieran adquirir.

En otras ocasiones, para saber qué tipo de medicamentos se requiere se producen intercambios en el código del medicamento, el nombre o el precio del mismo vía mensaje de texto o de voz a través del teléfono móvil, intercambio que se llevaba a cabo entre casi todos los miembros de este grupo y en algunas ocasiones con los destinatarios finales de los mismos.

En la tercera fase de la investigación se determinan aquellas farmacias que pudieran haberse beneficiado de la trama, con conocimiento del ilícito origen del producto.

Entre los medicamentos intervenidos a los implicados, destacan psicotropos ('alprazolam', 'rohipnol', 'lexatín', 'valium'), vacunas de nevera (se intervinieron fuera de nevera como 'prevenar' y jeringas precargadas), 'gardasil' (vacuna para el papiloma humano como el 'rotatek' y 'rotarix'). Asimismo, destaca la intervención de jeringas precargadas de hormona del crecimiento.

El comisario Eduardo Belda explicó que algunos medicamentos tienen un alto coste económico, parejo al ilícito beneficiario, que presuntamente obtenían los detenidos. Por ejemplo 'aromasil', 'xenical', 'cialis' (viagra), 'anasma', inhalador y 'xelevia'.

Todos ellos superan los 100 euros de valor unitario, habiéndose intervenidos gran cantidad de medicamentos relacionados con el tratamiento del asma, con un precio medio de 40 euros la unidad, como son 'singular', 'prevencor', 'pulmicor' y 'symbicort'.

En la tercera fase de la operación se toma declaración a los responsables de las farmacias implicadas, así como el estudio de la documentación y soportes informáticos intervenidos, según la jefa superior de Policía, que apuntó que "no se sabe desde que momento empezó el 'modus operandi', pero sí puede ser desde hace años".