Detenidas tres personas acusadas de obtener 193.000 euros a través de la extorsión a vecinos de Pamplona

PAMPLONA, 17 (EUROPA PRESS)

Agentes de la Guardia Civil han detenido a tres personas acusadas de haber obtenido 193.000 euros a través de la extorsión a diferentes vecinos de Pamplona, con amenazas como matar al hijo de una familia por una supuesta deuda de 9.000 euros.

La investigación comenzó el pasado 24 de febrero, cuando un vecino de Pamplona acudió a la Guardia Civil para denunciar que estaba siendo extorsionado. El denunciante explicó que era administrador de una correduría de seguros y que desde el mes de febrero del pasado año 2008 estaba siendo victima de amenazas, coacciones y engaños por parte de tres personas, a las que llegó a entregar en este plazo la cantidad de 193.000. Además, realizó 18 pólizas de seguros para diversos vehículos cuyas cuantías no habían sido abonadas por los extorsionadores, según explicó la Guardia Civil en un comunicado.

El Grupo de Delitos Contra el Patrimonio de la Guardia Civil de Navarra se hizo cargo de la investigación y, una vez identificados los presuntos autores, comenzó un dispositivo de control y vigilancia que dio como resultado su detención el pasado 9 de marzo.

Los arrestados son E.E.J., varón de 33 años de edad, natural de Pamplona y vecino de Berriozar, que se encuentra en prisión; F.E.J., varón de 45 años de edad, natural y vecino de Pamplona; T.E.H., varón de 51 años de edad, natural Bilbao y vecino de Berrioplano.

Como consecuencia de las investigaciones llevadas a cabo por la Guardia Civil, se constató que el denunciante no estaba siendo la única víctima, ya que existían otras personas que estaban sufriendo coacciones y amenazas.

En concreto, los detenidos exigían a una familia el pago de 9.000 euros por una presunta deuda contraída por el hijo, amenazándoles en varias ocasiones con matar a éste si se negaban a pagar o contactaban en algún momento con la Guardia Civil o la Policía. Según explicó el Instituto Armado, llegaron incluso a exhibir armas blancas de grandes dimensiones a los padres.

En el registro domiciliario que se realizó, los agentes se incautaron de 12 teléfonos móviles, además del bloqueo de varias cuentas bancarias.