Detenido uno de los máximo responsables de una red organizada dedicada a cometer atracos en la provincia de Murcia

MURCIA, 8 (EUROPA PRESS)

La Guardia Civil ha detenido, en la denominada operación 'Covadonga' desarrollada con el objetivo de desarticular una violenta banda organizada integrada por personas de origen magrebí, a uno de los máximos responsables de dicha red delictiva dedicada principalmente a la comisión de atracos en la Región de Murcia. El detenido responde a las iniciales de CH.E.K., de 23 años y nacionalidad marroquí, según informaron fuentes del citado cuerpo en un comunicado.

Con esta detención y las primeras labores policiales efectuadas, se han logrado esclarecer hasta el momento 21 hechos delictivos de distintas tipologías como robo con violencia e intimidación, robo de vehículos, robo en vivienda, falsificación de documentos y tenencia ilícita de armas. También se han recuperado gran cantidad de los efectos sustraídos en los robos.

La operación se inició a finales del pasado año al observar el incremento de la comisión de una serie de hechos delictivos con el mismo 'modus operandi', algunos de ellos usando la violencia que, además, fomentaron una alarma social entre la población.

De este modo, las primeras pesquisas policiales permitieron determinar la existencia de una "peligrosa" red organizada y jerarquizada, integrada por personas de origen magrebí, dedicada a cometer robos con una gran movilidad por toda la Región de Murcia, para lo que empleaban distintas tipologías delictivas como sustracciones de vehículos, atracos, robos con fuerza y falsificación de documentos.

Y es que, los componentes de esta organización se desplazaban por distintas localidades de la Región para cometer los hechos delictivos y adoptaban numerosas medidas de seguridad como la utilización de "coches lanzadera".

'MODUS OPERANDI'

Los integrantes de esta red organizada iniciaron su actividad con la sustracción de vehículos, generalmente de gama alta para, posteriormente, utilizarlos como medios logísticos y cometer los demás hechos delictivos.

Una vez que los vehículos tenían colocadas distintas placas de matrícula para evitar ser detectados, iniciaron el estudio de futuros objetivos, principalmente establecimientos públicos como cafeterías, restaurantes, áreas de servicio y almacenes, actuando ocasionalmente en viviendas.

Durante la comisión de los robos, los integrantes de la red solían usar capuchas, gorras, pasamontañas y guantes, vistiendo ropas oscuras para dificultar su identificación. Además, iban provistos de elementos intimidatorios como armas de fuego, herramientas, sprays y objetos contundentes, ejerciendo en ocasiones fuerza y violencia contra las víctimas.

El botín preferido por la organización era principalmente dinero en efectivo, obtenido de la recaudación de la caja registradora, del contenido de las máquinas recreativas, dispensadoras de tabaco y cambio, además de efectos personales de los propietarios y clientes.

Al mismo tiempo, la red delictiva tomaba muchas medidas de seguridad para evitar ser detectados por los Cuerpos de Seguridad, utilizando un vehículo lanzadera que circulaba delante durante la totalidad de las actuaciones delictivas dando cobertura al grupo actuante, evitando ser sorprendidos.

A lo largo de esta primera fase, la "intensa" actividad policial efectuada por la Guardia Civil ha permitido recuperar gran cantidad de efectos robados, entre ellos nueve vehículos que habían sido sustraídos, algunos de ellos con violencia e intimidación, y otros por el procedimiento 'murciglero' (robos en viviendas habitadas donde se sustraen las llaves de vehículos para posteriormente apoderarse de ellos), localizando también un almacén en la localidad de Balsicas donde guardaban el botín de sus actuaciones y modificaban características de los vehículos utilizados.

Fruto de los dispositivos establecidos, durante la tarde del pasado 30 de marzo se localizó en la localidad de Los Dolores (Cartagena) al máximo responsable de la organización, identificado como CH.E.K., 23 años y nacionalidad marroquí, procediendo a su detención y posterior puesta a disposición judicial como supuesto autor de los delitos continuados de sustracción de vehículos, robo con violencia e intimidación, robos con fuerza, falsificación de documentos y tenencia ilícita de armas. El detenido usaba dos identidades distintas y le constan numerosos antecedentes tanto penales y policiales.

Seguidamente, previa autorización judicial, se llevó a cabo la entrada y registro del domicilio del detenido, interviniendo en su interior varias armas prohibidas y numerosa documentación relacionada con la organización delictiva.

El historial delictivo de CH.E.K. integra los delitos de hurto al descuido en un vehículo, así como distintos robos con violencia e intimidación en establecimientos públicos, viviendas con moradores en su interior y en una empresa, ocurridos entre el 26 de noviembre del pasado año y el 19 de febrero de 2009, en distintos puntos de la Región de Murcia.

Las investigaciones continúan abiertas, así como el análisis de la información obtenida, por lo que no se descartan nuevas actuaciones y detenciones.