Detenidos dos hombres que ocultaban más de cinco kilos de cocaína en un zulo construido en un monte de Alhama (Murcia)

MURCIA, 11 (EUROPA PRESS)

Agentes de la Jefatura Superior de Policía de Murcia, pertenecientes a la Brigada Provincial de Policía Judicial, detienen a dos personas e incautan en un zulo, construido en un monte de Alhama de Murcia, algo más de cinco kilogramos de cocaína y numerosos elementos y productos destinados a su adulteración y elaboración, que pretendía distribuirse en 15.000 dosis, que alcanzarían en el mercado ilícito un valor de 600.000 euros.

Así lo señaló, en rueda de prensa, el comisario regional de la Policía Judicial de Murcia, Juan Antonio Calabria, quien explicó, junto al delegado del Gobierno, Rafael González Tovar, que la investigación, denominada 'Operación Zulo', tuvo origen en operaciones anteriores, a través de los cuales se puso de manifiesto que A.P.R., varón de 43 años y nacionalidad española, estaría distribuyendo en la Región importantes cantidades de clorhidrato de cocaína, centrándose principalmente sus actividades en Alhama de Murcia y Totana.

Las gestiones practicadas por los investigadores permitieron determinar que la sustancia se podría estar ocultando en algún lugar específico diseñado para ello, y que para su distribución se utilizaban locales de ocio situados en estas localidades murcianas.

Tras varios meses de investigación, finalmente se pudo saber que la droga se ocultaba en un escondite situado en un paraje de monte cercano a la localidad de Alhama de Murcia. En este lugar, el investigado había construido un zulo excavado en la tierra, y oculto por la vegetación, donde escondía la cocaína.

De tal forma, el pasado día 7 se estableció un dispositivo policial dirigido a detener a A.P.R. y al colaborador de este en el tráfico y distribución de la droga, J.F.M.M..

En el momento de la detención, el principal investigado regresaba hacia Alhama después de visitar en compañía de J.F.M.M. el zulo del monte, de un metro de profundidad y poco menos de anchura.

A.P.R. trató de darse a la fuga, arrollando con su vehículo a uno de los policías que trataban de interceptarle y que sufrió heridas leves como consecuencia del atropello. No obstante, el detenido pudo ser parado por otros dos vehículos policiales, que formaban parte del operativo.

En el interior del vehículo se hallaron 1.100 gramos de cocaína, dos garrafas con ácido clorhídrico y una garrafa con gasolina, junto con otros recipientes con sustancias sin determinar. Mientras que en el zulo excavado en el monte se encontraron 4.076 gramos más de cocaína.

Posteriormente, se procedió al registro de dos viviendas ubicadas en Totana y de las que era titular A.P.R., encontrándose en las mismas numerosos productos químicos necesarios para la transformación y elaboración de la droga (acetona, agua fuerte, ácido clorhídrico).

Junto a estos, se hallaron otros elementos como una batidora, molinillos, una lámpara secadora, una termoselladora, balanzas de precisión, embudos, torniquetes, un gato hidráulico y planchas para proceder a la elaboración de los paquetes.

A partir de una cantidad determinada de cocaína de gran pureza, se procedía a revertir el proceso de elaboración de la misma hasta llevarla a un paso anterior mediante la adición de varias de las sustancias intervenidas.

Una vez en este estado, a la sustancia resultante se le añadían otros productos con el objeto de obtener un mayor volumen de droga, e incrementar las ganancias obtenidas por la venta de la misma. De esta forma, por cada kilogramo se obtenían tres, lógicamente de mucha menor pureza.

Se estima que la droga intervenida podría distribuirse en 15.000 dosis, que alcanzarían en el mercado ilícito un valor de 600.000 euros. Los detenidos han sido puestos a disposición del Juzgado de Instrucción en funciones de Guardia de Totana.