Detenidos dos individuos en Bilbao por comprar productos a plazos con una nómina falsa

BILBAO, 4 (EUROPA PRESS)

Dos individuos fueron detenidos el pasado miércoles por comprar diversos productos a plazos, en distintos comercios, utilizando una nómina falsa, según informó el Departamento de Interior.

Los hechos comenzaron el pasado 21 de abril, cuando dos individuos se personaron en un comercio de la capital vizcaína y compraron, mediante el sistema de pago aplazado, un ordenador portátil valorado en 699 euros.

Para formalizar el correspondiente contrato, uno de ellos presentaba la copia de una nómina supuestamente expedida por una empresa de informática. Tras el necesario trámite, el individuo se llevaba el ordenador tres días después, sin mayores problemas.

Tras recogerlo, los individuos se dirigían a otra sección del comercio en cuestión y procedían a la compra de un televisor de plasma de 46 pulgadas, valorado en más de 1.700 euros, mediante el mismo procedimiento.

Así, al tramitar el papeleo correspondiente a esta compra, el personal administrativo se apercibió de que en los distintos documentos se recogían ciertas discordancias que podían hacer pensar en una manipulación de los mismos, y por tanto en la comisión de un posible delito.

Tras dar cuenta de estos hechos a la Ertzaintza, se dio inicio a una investigación que concluía el pasado miércoles con la detención de los dos sospechosos, de 25 y 32 años, bajo la acusación de un delito de estafa.

El arresto se produjo en el mismo comercio, en el momento en que los sospechosos pretendían recoger el televisor de plasma, varios días después de que supuestamente se hubiese formalizado la correspondiente documentación.

En el momento del arresto, los agentes encontraron en poder de los sospechosos otros documentos correspondientes a otras posibles compras llevadas a cabo, mediante el mismo procedimiento, en diversos comercios no sólo de Bizkaia, sino también de Cantabria, y que ahora se están investigando.

La Ertzaintza confirmó que, con esta fórmula, los sospechosos habrían adquirido, además del ordenador portátil y el pretendido televisor de plasma, un dormitorio valorado en 3.800 euros, un sofá valorado en 750 y un comedor completo con un valor superior a 4.300 euros.