ÚLTIMA HORA 13:28 El presidente de Italia encarga a Paolo Gentiloni la formación de gobierno

El Defensor del Pueblo investiga la carencia de guardias civiles en plantilla en algunos municipios de la región

MADRID, 24 (EUROPA PRESS)

El Defensor del Pueblo ha abierto una investigación de oficio si algunos municipios de la Comunidad de Madrid no cuentan con suficientes agentes de la Guardia Civil para cubrir sus necesidades, según una información recogida por Europa Press publicada en la última revista de esta institución, 'El Defensor al Día'.

En concreto, ha tenido conocimiento de que cinco pueblos del norte de la región, que dependen del Cuartel de la Guardia Civil de Valdetorres del Jarama, además de Valdetorres, Valdeolmos-Alalpardo, Valdepiélagos, Talamanca del Jarama y Fuente el Saz, sólo disponían de dos agentes de servicio permanente, para una población de 14.000 habitantes empadronados, a los que hay que añadir a los ciudadanos que acuden a pasar el fin de semana a su segunda vivienda a estas poblaciones de la sierra.

Los vecinos consideraban que era urgente incrementar el catálogo de vacantes del citado cuartel, pues, aunque la plantilla era de 16 agentes, "sólo se contaba, en ese momento con nueve, que tenían que librar y disfrutar de sus vacaciones y que podían caer enfermos". Asimismo, destacaban que el puesto de Buitrago de Lozoya tenía 17 agentes para atender a 22 municipios, "lo que se traducía en que el tiempo de respuesta para atender una llamada ciudadana era, como mínimo, de media hora, debido a la distribución de los puestos y a la insuficiencia ciencia de personal".

De hecho, se señala que aunque en los últimos años la población en estas localidades no había dejado de crecer, "el número de agentes que les debía proteger apenas había variado, lo que se traducía en una sensación de inseguridad en los ciudadanos".

Los alcaldes de catorce municipios del sureste de la región, en concreto, Colmenar de Oreja, Tielmes, Ambite, Perales de Tajuña, Ciempozuelos, Valdelaguna, Brea de Tajo, Villarejo de Salvanés, Villamanrique de Tajo, Chinchón de los Ajos, Valdilecha, Belmonte de Tajo, Villar del Olmo y Morata de Tajuña, habían reclamado también la incorporación con carácter urgente de más agentes del Instituto armado para combatir las faltas y delitos que se estaban produciendo en esta zona.

En el curso de la investigación llevada a cabo, la Dirección General de la Policía y de la Guardia Civil comunicó al Defensor del Pueblo que ya se habían incrementado los efectivos de la Comandancia de Madrid, a fin de que 16 agentes más prestasen servicio en los municipios citados, "con especial incidencia en el puesto de Ciempozuelos, que estaba pendiente de aumentos adicionales que le permitirían alcanzar la categoría de Puesto Principal, al mando de un oficial".

Asimismo, la dirección general recordó también que se contaba en esa zona con la ayuda de la Unidad de Seguridad Ciudadana, creada en la Comandancia de Madrid como refuerzo para todos los puestos de la Comunidad, indicó en su revista la institución que dirige Enrique Múgica.

Los responsables del Ministerio del Interior dejaron asimismo constancia de que, en la medida en que los recursos disponibles lo permitieran, se seguirían atendiendo las demandas sociales que se generasen.