El director del Club de Hielo de Benalmádena declarará por el brote de legionela que provocó la muerte a un ovetense

OVIEDO, 19 (EUROPA PRESS)

El director del Club Municipal de Hielo de Benalmádena, Adolfo Díez, declarará el próximo martes, 21 de abril, en el Juzgado de Instrucción número 2 de Torremolinos dentro de las diligencias abiertas por el brote de legionela detectado el 29 de junio de 2007 en la torre de refrigeración del Club municipal, que causó la muerte a Manuel Daniel Norniella, un ovetense de 73 años, según informó a Europa Press el letrado del Defensor del Paciente, Damián Vázquez.

El brote afectó a 18 personas, de las que tres fallecieron -dos británicos y el hombre de Oviedo. Los resultados del análisis de las muestras de agua tomadas en la torre revelaron una concentración muy elevada de 'Legionella Pneumophila' de tipo 1, que fue confirmada por los estudios realizados por el Centro Nacional de Microbiología del Instituto de Salud Carlos III.

Además del director del Club Municipal de Hielo también declarará ante el magistrado del Juzgado de Instrucción de Torremolinos el responsable de un laboratorio con el que trabajaba el citado Club.

El asturiano fallecido --hijo del fundador de la Papelería Norniella, de Oviedo-- manifestó la enfermedad el 26 de junio mientras se encontraba solo pasando una temporada en un apartamento que la familia posee desde hace 30 años en la Costa del Sol.

Ingresó ese mismo día en estado de coma en el Hospital Clínico Universitario Virgen de la Victoria de Málaga. Hasta allí se trasladó uno de sus hijos -y posteriormente un hermano y una nieta- a quienes los facultativos médicos explicaron que el hombre había entrado en coma irreversible a causa de una parada cardiorespiratoria que le había afectado al cerebro.

El juzgado ha citado a lo largo del pasado año a unas 40 personas, principalmente afectados por el brote de legionela, con el fin de que se les realizara el correspondiente reconocimiento por parte de los médicos forenses y para que declararan dentro de este caso.

Este procedimiento se abrió después de que la Fiscalía de Málaga concluyera que existían indicios de delitos de homicidio y lesiones imprudentes, tras haber examinado la información remitida por la Junta de Andalucía y la denuncia presentada por la asociación, por lo que el caso se trasladó a un juzgado para que se incoaran diligencias previas.

El colectivo Defensor del Paciente presentó numerosas denuncias de posibles perjudicados, en algunos casos de personas supuestamente afectadas, que sufrieron periodos de baja laboral presuntamente a consecuencia del brote y que residen en las inmediaciones de donde se encuentran las instalaciones, en Arroyo de la Miel.