El dispositivo para localizar al joven que huyó de la Policía a nado por Poniente se refuerza con Guardia Civil

OVIEDO/GIJÓN, 19 (EUROPA PRESS)

El dispositivo puesto en marcha ayer para la búsqueda del joven magrebí huido de las Dependencias Policiales en la madrugada del sábado día 18 de abril ha sido reforzado hoy con la incorporación de agentes de los GEAS, Grupo Especial de Actividades Subacuáticas de la Guardia Civil.

El dispositivo de búsqueda fue activado ayer, después de un joven magrebí lograse huir a nado por la playa de Poniente, después de ser detenido por los agentes por ser el autor de un robo en un bar de la ciudad.

Desde esta mañana al amplio despliegue de Servicios de Emergencia que participan desde el momento de su desaparición en su busca se han incorporado agentes de los GEAS que han realizado varias inmersiones que, hasta el momento han resultado infructuosas, no logrando hallar nuevos indicios sobre el destino del fugitivo, según informó la Policía.

Asimismo también se continúan las investigaciones y las gestiones para determinar su posible huída, por lo que se ha dado inmediata difusión de su identidad a todos los servicios policiales, una vez que logró ser identificado por funcionarios de la Policía Científica ya que el joven no aportó documentación alguna que acreditase su filiación en el momento de ser detenido.

Los hechos sucedieron a primera hora de la madrugada de ayer, cuando eran detenidos en el arenal de Poniente, dos jóvenes de origen magrebí que acababan de cometer un robo en el pub Pícaro. Los jóvenes fueron sorprendidos por una patrulla de la Policía Nacional en la arena haciendo un recuento de su botín y fueron trasladados a Comisaría.

Según la Policía, a su llegada a las dependencias policiales uno de ellos se zafó de los agentes y emprendió su huida. Ante la proximidad de uno de los policías, el joven se metió en el agua adentrándose hacia el mar. Ante la posibilidad de que pudiera sufrir un accidente en el mar se desplegó un operativo de rescate.

Durante la persecución los agentes llegaron incluso a realizar un disparo intimidatorio, que no produjo el efecto deseado.

De las investigaciones llevadas a cabo, los agentes pudieron comprobar que el joven fugitivo es un mayor de edad de 19 años, que utiliza más de diez nombres e identidades distintas y que había sido detenido con anterioridad en dieciocho ocasiones por delitos contra el patrimonio, por lesiones y por agresión sexual en diferentes partes del territorio nacional, entre ellas Madrid, Alicante, Benidorm o Toledo, entre otras. Además el joven tiene pendiente una reclamación judicial que ordenaba su ingreso en prisión y a la negativa a cumplir su condena en un establecimiento penitenciario.

Esta requisitoria había sido ordenada por un Juzgado de lo Penal de Madrid que lo había condenado como autor de un robo con violencia cometido en la capital y en cuya detención protagonizó una espectacular huída siendo perseguido, también en aquella ocasión, en una larga carrera por los agentes.