ÚLTIMA HORA 13:51 Un avión con medio centenar de pasajeros se estrella en el norte de Pakistán al poco de despegar

El jefe de la lucha antiterrorista británico dimite por un error

LONDRES (Reuters) - El principal responsable de la lucha antiterrorista de Reino Unido dimitió el jueves después de que un descuido de seguridad obligara a la policía a acelerar una importante operación para desarticular una supuesta red de Al Qaeda.

El asistente del comisario de Scotland Yard Bob Quick fue fotografiado el miércoles entrando a la residencia del primer ministro llevando abiertamente un documento secreto en el que se revelaban los planes para una operación contra un grupo que se sospechaba estaba planeando ataques en Reino Unido.

Horas después de que fuera fotografiado con el documento, la policía detuvo a doce hombres en una inusual operación antiterrorista a plena luz del día en el noroeste de Inglaterra. La mayoría de los detenidos eran paquistaníes.

"Tengo que presentar hoy mi dimisión sabiendo que mis acciones podrían haber comprometido una importante operación antiterrorista", declaró Quick en un comunicado.

"Lamento profundamente los trastornos causados a los compañeros que llevaban a cabo la operación y estoy agradecido por el modo en que se adaptaron rápida y profesionalmente a una nueva escala de tiempo".

Los políticos opositores, que se enfrentaron con Quick el año pasado después de que ordenara la detención de su portavoz de inmigración, dijeron que creían que debía marcharse.

"Es inaceptable que el principal responsable antiterrorista británico tenga un error de juicio tan grave", dijo el portavoz de Asuntos Interiores conservador, Chris Grayling.

"El poner en riesgo la seguridad de sus agentes y la operación ha hecho que su posición sea insostenible".

El documento, titulado "Nota informativa: operación Pathway" y calificada como "secreto", describía la operación como "una investigación liderada por el servicio de seguridad sobre sospechosos AQ (Al Qaeda) por planear ataques en Reino Unido".

El informe agregaba que había 11 personas susceptibles de ser arrestadas, 10 de ellos paquistaníes con visados para estudiar en Reino Unido, y un británico.

En julio de 2005, 52 personas murieron en unos atentados suicidas perpetrados por islamistas en el sistema de transporte público de Londres.

Un grupo de detectives estaban interrogando el jueves a los 12 sospechosos detenidos durante la operación llevada a cabo por cientos de agentes en el noroeste del país.

Uno fue detenido en la universidad John Mores de Liverpool, dos en una tienda de Clitheroe, Lancashire, y otro en una autovía en Manchester. Cuatro más fueron arrestados en Liverpool y otros tantos en Manchester.

El más joven era un adolescente y el mayor un hombre de 41 años, agregó la policía, que hizo ocho registros en estas tres localidades.