El TSJM aprecia infidelidad en la custodia de presos de los policías que dejaron libre al agresor de Moreno

Archiva las diligencias abiertas por el supuesto error judicial al descartar posibles responsabilidades disciplinarias

MADRID, 6 (EUROPA PRESS)

El presidente del Tribunal Superior de Justicia de Madrid (TSJM), Francisco Javier Vieira, anunció hoy el archivo de las diligencias abiertas para esclarecer la puesta en libertad por error de Astrit Buschi, el presunto jefe de la banda que el 20 de diciembre de 2007 asaltó el chalé del productor José Luis Moreno, y no descartó que los policías que custodiaron al capo hayan incurrido en un delito de infidelidad en la custodia de presos.

Vieira ofreció una rueda de prensa para detallar las circunstancias en las que se produjo la puesta en libertad de Buschi, una vez recabada la información de las actuaciones judiciales. Así, descartó cualquier responsabilidad disciplinaria sobre el juez de Alcobendas que acordó su libertad por su presunta participación en el robo de un chalé de esta localidad.

Respecto a las actuaciones judiciales, el presidente del TSJM destacó el "cumplimiento estricto de las funciones" del juez y de los funcionarios que participaron en el trámite judicial. "La puesta en libertad no se puede imputar en absoluto al magistrado y a los funcionarios", aseveró.

El agresor de Moreno acudió el 31 de marzo a declarar al Juzgado número 3 de Alcobendas por un delito diferente al de la agresión al productor. Tras dictar auto de prisión, los policías decidieron dejarle en libertad sin trasladarlo a la prisión de Valdemoro para que se ejecutará la orden del magistrado. La puesta en libertad exige que se produzca desde prisión para comprobar las causas que mantienen el acusado en prisión preventiva.

REGRESO A LA PRISIÓN

En este punto, Vieira subrayó que es necesario que los presos regresen al centro penitenciario cuando hayan sido trasladados a un órgano judicial para realizar los trámites que correspondan en cada momento, con el fin de que se cumplan las resoluciones judiciales. En el caso de que decrete la libertad, hay que comprobar si se mantiene la prisión provisional dictada por otros procedimientos penales.

Sobre lo sucedido, especificó que el juez realizó una comunicación el 2 de abril al centro penitenciario en el que se informó de que a las 14.00 horas del 31 de marzo se tomó declaración al acusado, dictando un auto de libertad por esa causa.

Esta decisión se comunicó a Buschi en presencia de su abogada y de los policías nacionales que le custodiaron en todo momento. Tras ello, el capo salió custodiado y esposado del Juzgado, conduciéndole a los calabozos. "Se desconocen los datos por los que no regresó a prisión", reseñó Vieira.

El pasado 1 de abril, el juez remitió un fax a la prisión para comunicar la puesta en libertad y se mandó un exhortó para comprobar si Buschi tenía más causas pendiente que le mantuvieran en prisión preventiva.

INFIDELIDAD EN LA CUSTODIA DE PRESOS

Así, recalcó que "pudiendo revelar los hechos que motivaron la apertura de las diligencias informativas la posibilidad de la comisión de un delito de infidelidad en la custodia de presos del artículo 471 del Código Penal, debe comunicarse a los juzgados de Alcobendas para que incoen una causa penal".

"Lo que se tiene que hacer es poner estos hechos gravísimos en conocimiento del Juzgado que corresponda para que se inicien actuaciones porque en la situación actual no se puede descartar incluso un delito en la infidelidad de presos", expuso Vieira. "Se tendrá que investigar quién se hizo cargo de la custodia y por qué no se cumplió el protocolo", añadió.

De este modo, el TSJM ha remitido ya los datos recabados para que al juzgado pertinente realice las actuaciones judiciales oportunas para determinar si los agentes nacionales que custodiaron al capo incurrieron en un delito de infidelidad en la custodia de presos.