Estados Unidos apuesta por extender el Centro Antipandillas a toda Centroamérica

  • Acajutla (El Salvador), 28 abr (EFE).- Estados Unidos apuesta por replicar en Guatemala y Honduras la experiencia del Centro Antipandillas Transnacional (CAT) que opera en El Salvador, como una estrategia para eliminar a esos grupos de la región y evitar sus nexos con el narcotráfico.

Acajutla (El Salvador), 28 abr (EFE).- Estados Unidos apuesta por replicar en Guatemala y Honduras la experiencia del Centro Antipandillas Transnacional (CAT) que opera en El Salvador, como una estrategia para eliminar a esos grupos de la región y evitar sus nexos con el narcotráfico.

Según el director asistente de la División Criminal del FBI, Keneth Kaiser, el CAT representa "un esfuerzo muy importante" contra las "maras", como se conoce en la región a los grupos de delincuentes organizados.

El éxito de ese programa, coordinado por la Policía salvadoreña y el FBI, se puede extender a otros países con problemas de pandillas, dijo Kaiser.

Kaiser es la más alta autoridad de la Oficina Federal de Investigaciones (FBI, en inglés) que asiste a la V Convención Antipandillas que se celebra desde hoy hasta el jueves en un hotel cercano al puerto de Acajutla, 84 kilómetros al suroeste de San Salvador.

"El CAT que está en El Salvador se queda aquí, pero también vamos a tratar de construir este mismo modelo que ha funcionado tan bien en otros países, porque el problema es muy grande", añadió el experto en una rueda de prensa tras la inauguración de la convención anual, que congrega a cerca de 300 delegados de 12 naciones.

Aseguró que ese centro ha permitido un intercambio de información y, en especial, la elaboración y acceso a una base de datos con las huellas digitales de pandilleros que ha facilitado la captura de varios cabecillas tanto en El Salvador como en Estados Unidos.

También garantiza, según Kaiser, el intercambio de información de inteligencia que revela a las autoridades "cuáles son las tendencias en el comportamiento actual de las pandillas".

Las labores del CAT han sido "muy buenas", por lo que se ha retomado como modelo para replicarlo "en otros países de la región", agregó.

Al respecto, señaló que "están muy avanzadas las negociaciones" con los Gobiernos de Guatemala y Honduras, países que con El Salvador sufren el castigo de las "maras", para establecer sedes del CAT en sus territorios.

Kaiser confía en que el trabajo del CAT y sus réplicas pueda "eliminar el problema (de las pandillas) en la región".

Las pandillas, a su juicio, son una "preocupación" en Estados Unidos, principalmente por sus posibles vínculos con los carteles de la droga que operan en la frontera entre ese país y México.

"Estamos viendo una intersección y comunicación ente los carteles de la droga y las pandillas, especialmente cuando se mueven a través de México y Estados Unidos", indicó.

Aunque se abstuvo de vincular directamente a pandilleros salvadoreños con el narcotráfico en esa zona, explicó que tanto la Mara Salvatrucha (MS) como la Mara 18, las más grandes que operan en El Salvador y con estructuras en otros países, están involucradas.

"Son los mismos grupos de pandillas (que) también se van moviendo hacia Estados Unidos", añadió Kaiser, al insistir en que mantienen "relación con los narcotraficantes".

Tanto la MS como la Mara 18 han extendido su presencia a El Salvador, Honduras, Guatemala y México desde los Estados Unidos, país donde tomaron forma.

El CAT, que se inauguró en octubre de 2007, es operado de manera conjunta por el FBI y la Policía Nacional Civil (PNC) de El Salvador, y desarrolla acciones en ambos países.

Entre las más exitosas destaca una operación efectuada el 24 de junio de 2008 en Estados Unidos, que permitió capturar a 26 miembros de la MS, la mayoría salvadoreños, en Charlotte (Carolina del Norte).

El ministro salvadoreño de Seguridad, René Figueroa, explicó, por su parte, que la convención busca mecanismos para abordar de manera "integral" y conjunta los problemas de seguridad que generan las pandillas.

"Es importante involucrar a otros Estados", puntualizó Figueroa al subrayar que, cuantos más países se suman, "más sólido y más efectivo es el cerco integral contra las pandillas".

Agregó que, aparte de las medidas punitivas contra esos grupos, se evaluarán acciones de prevención como ofertas laborales a los jóvenes que deseen desvincularse de las pandillas.

La Convención Antipandillas, que organiza la PNC de El Salvador y el FBI desde 2005, reúne en su V edición a policías, jueces y fiscales de Canadá, EE.UU., México, Guatemala, Honduras, Costa Rica, Colombia, Argentina, Puerto Rico, Italia, España y del país anfitrión.

Las reuniones se celebran a puerta cerrada.