Guardia Civil desarticula grupo delictivo dedicado a la sustracción de vehículos de gama alta

MURCIA, 28 (EUROPA PRESS)

Agentes de la Guardia Civil del Subsector de Tráfico de Murcia han desarrollado durante los últimos meses la operación 'Ópera', finalizando con la desarticulación de un grupo delictivo dedicado a la sustracción de vehículos de gama alta y su posterior introducción en el mercado de vehículos usados y procediendo a la detención los tres integrantes de esta red criminal, identificados como F.J.R.M.; S.K.; y R.N.; de 44, 42 y 30 años de edad respectivamente, y nacionalidades española y lituana.

Además, se han practicado dos registros en inmuebles, en los que se han recuperado hasta el momento 16 vehículos de gama alta, un elevado número de documentaciones falsificadas, y útiles y herramientas para la modificación de las características técnicas de los vehículos y falsificación de documentos, según informaron fuentes de la Delegación del Gobierno.

Las investigaciones se iniciaron a principios del presente año cuando se detectó en una estación de inspección técnica de vehículos de la Región de Murcia, el trámite de una rematriculación de un vehículo procedente de otro país, cuya documentación podría estar falsificada.

Las primeras pesquisas policiales practicadas permitieron a la Guardia Civil conocer que la documentación presentada para el trámite había sido falsificada, además de comprobar la existencia de más trámites similares con documentaciones falsificadas. Tras lo que se inició un amplio dispositivo de investigación.

Este dispositivo permitió a la Guardia Civil comprobar como detrás de estas actividades ilegales, se encontraba un grupo de personas que podrían formar parte de un grupo delictivo dedicado a la sustracción de vehículos de gama alta y la posterior regularización de las características y documentación de los vehículos sustraídos para su introducción en el mercado automovilístico de nuevo.

UTILIZABAN SOFISTICADOS MEDIOS TÉCNICOS

El modus operandi de este grupo delictivo iniciaba fijando su botín, en este caso vehículos de gama alta, que tras ser localizados efectuaban vigilancias del objetivo, adoptando en estas actuaciones fuertes medidas de seguridad para evitar ser sorprendidos.

Tras haber estudiado a la víctima y comprobar que no tenían prácticamente riesgos en su actuación, procedían a la sustracción de los vehículos. Para ello utilizaban sofisticados medios técnicos, ya que los vehículos van provistos de elevadas medidas de seguridad para evitar ser sustraídos.

Seguidamente los integrantes de esta red, obtenían documentaciones falsificadas procedentes de los mercados ilícitos de Alemania y Lituania, realizando modificaciones técnicas en los vehículos como el cambio de número de bastidor para camuflar la sustracción.

Una vez obtenida la documentación y modificados totalmente los rasgos característicos del vehículo, los integrantes de la red iniciaban el trámite de rematriculación en Jefaturas Provinciales de Tráfico y estaciones de inspección técnica de vehículos, simulando que los vehículos eran importados de otros países, obteniendo en un espacio breve de tiempo la documentación española totalmente regularizada.

Esta banda disponía de movilidad geográfica en distintas provincias como Murcia y Almería, donde efectuaban los trámites en distintas instalaciones de ITV, para evitar ser sorprendidos.

Posteriormente, los vehículos eran introducidos fraudulentamente en el parque automovilístico español y puestos a la venta en el mercado de segunda mano, siendo adquiridos por terceras personas que desconocían su ilícita procedencia.

En el transcurso de la operación se han practicado dos registros domiciliarios llevados a cabo en localidades de Almería y Aguadulce (Almería), donde se han intervenido gran cantidad de documentación falsificada, numerosas herramientas para la modificación de los números de bastidor y características técnicas de los vehículos sustraídos. Efectos valorados en más de medio millón de euros.

Esta operación policial ha sido desarrollada por agentes de la Guardia Civil adscritos al grupo G.I.A.T., del Subsector de Tráfico de Murcia, que han sido apoyados por los grupos homólogos de Almería y Madrid.

Los detenidos y diligencias instruidas pasaron a disposición de la Autoridad Judicial. Las investigaciones han sido dirigidas por el Juzgado de Instrucción número cuatro de Lorca (Murcia).