India.- Un empresario y su sirviente, condenados a muerte por la violación, asesinato y descuartizamiento de 19 niños

NUEVA DELHI, 13 (EUROPA PRESS) El empresario indio Moninder Singh Pandher y su sirviente Surendra Koli han sido sentenciados hoy a muerte por ahorcamiento por la violación y el asesinato de la pequeña de 14 años Rimpa Haldar, así como por su implicación en la violación, asesinato y mutilación de otros 18 niños en los últimos cuatro años. Este es el primer veredicto firme de los llamados 'Asesinatos de Nithari', que conmocionaron a todo el país cuando se hizo saber que el empresario y su sirviente habían sido arrestados a finales de 2006 después de que la Policía hallara 15 cráneos humanos enterrados en la residencia vacacional del primero, en la localidad de Noida, provincia de Nithari. El juez que pronunció la sentencia añadió en su posfacio que "nadie se merece más la pena de muerte que estos acusados por su acto de asesinato y violación, que en ese caso particular va más allá de los cánones de la Humanidad". El abogado de una de las víctimas, Jalid Khan, consideró la sentencia como "una bofetada en la cara" de los servicios de la Oficina Central de Investigación (CBI) del país, que previamente habían exculpado al empresario en una investigación previa. El hijo de Pandher, Karandip Singh, insistió en que su padre era inocente y que apelaría la sentencia ante el Tribunal Supremo de Allahabad, según informó la agencia de noticias Press Trust of India. Tras el hallazgo de los cráneos y la posterior detención de Pandher y su sirviente, los investigadores terminaron descubriendo los restos descuartizados de 19 niños, empaquetados en bolsas de plástico y almacenados en un desagüe detrás del domicilio del empresario. En total, 57 bolsas que contenían más de 700 huesos. La pequeña Rimpa llevaba desaparecida desde hacía un año. Su padre, Anil Haldar, había denunciado su desaparición a la Policía el 15 de junio de 2005, coincidiendo con una ola de denuncias sobre niños perdidos por todo el sector 20 de la localidad de Noida. La Policía desdeñó gran parte de las denuncias, argumentando que los niños podrían haber huido de sus casas, sin dar explicaciones. POLICÍAS SOBORNADOS Pero esas explicaciones ocultan un escándalo de sobornos que ha desprestigiado enormemente a la Policía de Noida ya que se descubrió que el empresario había sobornado a los agentes para impedir que prosiguieran las investigaciones contra su persona. Entre los acusados se encuentra la jefa de Policía de la localidad, Simranjit Kaur, quien en estos momentos se encuentra en prisión. Las familias decidieron trasladar el caso a los servicios de seguridad federales, el CBI, mientras la Policía local se esforzaba en presentar pruebas contra el empresario, en parte para restaurar su dañada reputación. Pero cuando estas pruebas fueron presentadas, el CBI exculpó al empresario de los principales delitos de los que se le acusaba. Así, el proceso contra Pandher se ha realizado a instancias de los tribunales indios, y no por la intervención de las fuerzas policiales, según informó el diario 'The Times of India'. "Este caso", declaró Anil Haldar, "ha dado tantos giros y vueltas que creíamos que no iba a moverse jamás". Particularmente lamentable, a su entender, fue el hecho de que la Policía local llegara a redactar documentos falsos para exculpar a Pandher y a su sirviente, los cuales llegaron a figurar falsamente en los archivos como colaboradores de la Policía que participaban activamente en la búsqueda del asesino.