Intervenidos 222 kilos de alimentos destinados a la feria de Sanlúcar por incumplir las condiciones

SEVILLA, 15 (EUROPA PRESS)

La patrulla del Servicio de Protección de la Naturaleza (Seprona) de la Guardia Civil de La Puebla del Río (Sevilla) ha intervenido un total de 222 kilogramos de alimentos destinados a la feria de Sanlúcar la Mayor por carecer de las condiciones necesarias para su transporte, así como de los correspondientes registros sanitarios.

La patrulla del Seprona de la Guardia Civil de Puebla del Río realizó un punto de verificación en el acceso al recinto ferial de Sanlúcar la Mayor y, al inspeccionar los vehículos que accedían al mismo, observó tres coches que llevaban alimentos para la feria no estando dotados de los sistemas de refrigeración o isotermo requeridos por la ley para el transporte de alimentos precederos destinados al consumo humano, según informó el Instituto Armado en un comunicado.

En este sentido, los agentes analizaron detalladamente la mercancía que transportaban estos vehículos y comprobaron que uno de los vehículos transportaba marisco y pasteles, tratándose de un turismo vulgar que carecía de las condiciones de refrigeración necesarias. Además, el marisco fresco no se puede transportar, debe ser elaborado primero y envasado al vacío después.

Otro de los vehículos transportaba carne de cerdo congelada, careciendo el mismo de las condiciones de refrigeración necesarias para que no se rompa la cadena de frío. El tercer vehículo transportaba carne fresca de cerdo y tampoco reunía las condiciones legales necesarias para el transporte de este tipo de mercancías.

Los alimentos transportados en los tres coches carecían de etiquetado y del sello obligatorio del matadero, sin fecha de envasado ni registro sanitario, por lo que los agentes del Seprona procedieron a intervenirlos. Así, se trataba de 24 kilos de chuletas de cerdo; 38 de carne de cerdo en jamones; 40 kilos de carne de cerdo envasada al vacío; 30 de solomillos de cerdo envasados al vacío; 70 kilos de secretos y chuletas de cerdo; 15 de marisco, y cinco de pasteles.

DESTRUCCIÓN DE LOS PRODUCTOS INTERVENIDOS

Los agentes comprobaron que, casi en su totalidad, estos alimentos provenían de Sevilla, tratándose de empresas no autorizadas e incluso de particulares. Los guardias civiles y el veterinario de consumo levantaron acta y los agentes del Seprona denunciaron a los tres conductores y a las empresas responsables por infracciones al reglamento 853/2004 que regula las condiciones sanitarias de los productos de origen animal.

Finalmente y, contando en todo momento con el apoyo del Ayuntamiento de Sanlúcar la Mayor, que puso a disposición de los agentes un vehículo adecuado y un chofer, el Seprona de Puebla del Río procedió a trasladar la mercancía intervenida a una empresa dedicada a la destrucción de estos productos.