Juzgan mañana a un joven acusado de agredir a dos policías cuando le pararon por conducir sin casco

GRANADA, 17 (EUROPA PRESS)

La Sección Primera de la Audiencia de Granada acoge mañana el juicio contra un joven de 27 años por supuestamente atentar contra dos policías locales cuando éstos le pararon por conducir su ciclomotor sin casco, hechos por los que se enfrenta a una petición fiscal de un año y medio de prisión.

El juicio ya fue suspendido el pasado 19 de noviembre de 2008 por enfermedad del acusado. Era la primera vez que se retrasaba en la Audiencia de Granada, pero ya fue suspendido en otras dos ocasiones en los Juzgados de lo Penal de Granada, por falta de competencia y por ausencia de uno de los letrados.

En su escrito de acusación, al que tuvo acceso Europa Press, el Ministerio Público señala que fue el 15 de enero de 2004, sobre las 9,30 horas, cuando el procesado, de iniciales D.L.P. y nacionalidad francesa, circulaba en un ciclomotor por la Carretera de Murcia de la capital granadina sin el casco de protección reglamentario, por lo que un agente de la Policía Local procedió a la parada e identificación del mismo.

Dado que el joven no le presentó la documentación requerida, el policía le informó de que se procedería a la retirada del ciclomotor, ante lo que el procesado adoptó una actitud agresiva, le insultó e intentó marcharse. Al impedir esto último el agente, D.L.P. le empujó y "endureció su conducta", y le llegó a decir que lo atropellaría en un futuro.

En ese momento se personó en el lugar otro policía local que, ante tal situación, intentó poner las esposas al acusado y, en el forcejeo --en que los agentes emplearon la fuerza para reducirlo-- éste los desplazó contra un coche, por lo que uno de los agentes sufrió una contusión en el costado y posible fisura de escafoides en muñeca derecha, que precisó, además de una primera asistencia facultativa, la inmovilización de la mano derecha.

Asimismo tuvo que recibir tratamiento paliativo mediante analgésicos y tardó en curar 44 días, de los cuales 23 estuvo incapacitado para su profesión habitual.

El otro agente sufrió posible esquince interfalángico en segundo dedo de la mano izquierda que requirió también, además de una primera asistencia médica, la inmovilización del dedo afectado, que tardó en curar 15 días, en los que estuvo impedido para el desempeño de sus funciones.

El fiscal considera que los hechos relatados son constitutivos de un delito de atentado a agentes de la autoridad y dos faltas de lesiones, por lo que, además de la pena de cárcel, pide que el procesado pague una multa de 270 euros, e indemnice a un agente con 1.682,04 euros y a otro con 735,45 euros.